Generaciones pasadas de mexicanos se propusieron construir grandes obras de infraestructura que hoy son motivo de orgullo para nuestro país. Un ejemplo es la Ciudad Universitaria de la UNAM, que a seis décadas de su construcción ha sido nombrada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco.

Por su dimensión y beneficios para México, el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) está llamado a ser la obra de infraestructura más emblemática de nuestra generación. Y es una obra construida por mentes y manos orgullosamente mexicanas.

Hoy 240 empresas, de las cuales más de 90% son mexicanas, trabajan en el desarrollo de proyectos clave, como el edificio terminal y las pistas 2 y 3. Además, cerca de 90% de las empresas que han participado en las licitaciones son mexicanas.

Por si fuera poco, el NAICM cuenta con lo mejor de la ingeniería nacional. Tenemos la asesoría y el soporte técnico del Instituto de Ingeniería de la UNAM. Y gracias a importantes convenios con el Colegio de Ingenieros Civiles de México y la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), el NAICM está sumando a jóvenes estudiantes de ingeniería y arquitectura de las principales universidades públicas y privadas de nuestro país para que aporten su talento e ideas a este proyecto. Todo ello fortalece a la ingeniería nacional.

Algo muy importante es que la construcción del NAICM tiene un alto contenido nacional gracias a nuestros proveedores locales. En efecto, en su construcción no sólo participan grandes empresas mexicanas. También, y de modo muy destacado, contamos con el trabajo de muchas pequeñas y medianas empresas (pymes), que son las principales generadoras de empleo en nuestro país y desempeñan un papel clave en el fortalecimiento de las cadenas productivas y el desarrollo regional.

Para elevar el contenido nacional del NAICM, hemos firmado convenios de colaboración con Nacional Financiera y la Asociación de Bancos de México. Nuestra meta es que las pymes que tienen contratos con las constructoras del NAICM accedan a esquemas de financiamiento atractivos y facilidades para el cobro de sus facturas. Junto con la Cámara de Empresas de Consultoría, también hemos brindado asesoría y capacitación a los emprendedores con proyectos en el nuevo aeropuerto. Y hemos suscrito un convenio de colaboración con la CMIC para que más pymes puedan sumarse a esta gran obra.

El nuevo aeropuerto está llamado a ser la puerta de México al mundo. Se dice con frecuencia que la gente se lleva la primera impresión de un país al llegar a su aeropuerto principal. Y lo que verán al aterrizar aquí será un imponente edificio terminal, inspirado en nuestra cultura y en la forma de la letra X del nombre de México. Verán y sentirán un nuevo concepto de aeropuerto sustentable de última generación. Este diseño de vanguardia, resultado del trabajo conjunto entre lo mejor de la arquitectura mexicana e internacional, formará parte de la identidad de México del siglo XXI.

No tengo duda: el NAICM será un escaparate privilegiado para demostrarle al mundo el país que realmente somos. Un país fuerte y decidido, capaz de hacer grandes cosas. El NAICM es así el gran aeropuerto de México, motivo de orgullo para todos.

*Director general de Grupo Aeropuerto de la Ciudad de México.