Entre priístas imperan las formas. Por eso, en la sede de la Fundación Colosio causaban extrañeza las llamadas telefónicas de media docena de líderes estatales del think tank tricolor, cuando faltaban menos de 24 horas para la renovación de la cúpula partidista.

¿Tenemos que dar nuestro respaldo a Ivonne Ortega? . Consultaban al staff de César Camacho Quiroz. El exmandatario del Estado de México o la exgobernadora de Yucatán estaban perfilados para sustituir a Pedro Joaquín Coldwell, desde hace 10 días, Secretario de Energía del gabinete peñista.

Ambos habían quedado marginados del gabinete peñista. A mediados de septiembre, cuando le restaban dos semanas al frente del Ejecutivo de Yucatán, Ortega manifestaba gran interés por la Secretaría de Turismo y respaldaba sus aspiraciones con los resultados económicos obtenidos en Yucatán, gracias a la promoción del mundo maya en el mundo. ¿Y si no encuentra un espacio en el gabinete federal? , se le cuestionaba entonces. Allí está el partido , sintetizaba.

Camacho Quiroz, por su parte, enfrentó menos incertidumbres. Cuando Luis Videgaray integró el equipo de transición, esperaba que lo invitaran a coordinar la elaboración del Plan Nacional de Desarrollo. Así, daría continuidad al trabajo realizado durante la campaña presidencial, cuando la Fundación Colosio convocó a los foros temáticos del Compromiso por México.

Esa invitación nunca llegó. Tampoco un ofrecimiento para ocupar alguna dependencia federal; no obstante, que algunos lo promovían para la Secretaría del Trabajo.

Hace dos semanas, ambos recibieron sendas llamadas para ser invitados a trabajar por el partido. Camacho, quien supliría a Coldwell, quedaría a cargo de las tareas políticas que impone el seguimiento al Pacto por México, la comunicación con los grupos parlamentarios y la preparación de la Asamblea Nacional del partido, donde tendrían que ajustarse los documentos básicos, en caso de que prospere la agenda de las reformas estructurales. Ortega, al frente de la secretaría general, coordinará la estrategia electoral tricolor, de cara a los 14 procesos comiciales del 1 de julio del 2013. Pero antes, la senadora Cristina Díaz renunció al CEN.

La instrucción era clara. Sin embargo, a menos de 24 horas de la elección del nuevo presidente nacional del PRI todavía preguntaban sobre la candidatura de Ortega en la oficina de Camacho. ¿Fuego amigo? A saber. Lo más curioso es que mientras corrían esas versiones, los voceros del exgobernador del Estado de México dedicaban sus esfuerzos a difundir detalles de la contraofensiva jurídica iniciada por Tomás Yarrington contra la PGR calderonista. En particular, contra el MP adscrito a la SEIDO, a quien responsabilizan de haber filtrado el expediente contra el tamaulipeco a diversos medios.

Atentaron contra la administración de justicia y motivaron que Tomás Yarrington fuera objeto de escrutinio y juzgamiento público en perjuicio de su garantía de presunción de inocencia contemplada en la Constitución , plantea la denuncia interpuesta por Diego Arévalo, abogado del priísta.

Mientras el PRI renueva su cúpula, circulan extrañas versiones sobre los verdaderos responsables de su comunicación política.

Y es que el estratega venezolano JJ Rendón presumió recientemente haber acudido como invitado especial a la toma de posesión del presidente Enrique Peña Nieto.

Habría que preguntarse cuánto costó sacarlo de su penthouse en Brickell Avenue, de Miami, para que viniera a hacer recuperar al PRI la Presidencia, como el propio venezolano difundió en los medios , establecen esas versiones, hasta ahora no desmentidas.

Al final, 814 consejeros priístas eligieron por unanimidad a César Camacho, quien deberá convocar a la 21 asamblea nacional del PRI dentro de cuatro meses.

EFECTOS SECUNDARIOS

ENREDOS. En la recta final, el proceso de auscultación sobre los próximos consejeros electorales del DF avanza a trompicones. De las siete vacantes, cinco serán determinadas por la mayoría progresista en la Asamblea Legislativa y las dos restantes, por el PAN y el PRI, respectivamente. Entre la bancada blanquiazul, una facción calderonista cabildeaba en favor de, Raúl Díaz Colina, secretario particular del presidente de la SCJN, Juan Silva Meza pero el líder del grupo parlamentario, Federico Döring, propone que sea Arcelia Santillán Cantú, actual funcionaria del Tribunal Electoral. Entre los perredistas, se aviva la polémica respecto de dos de los aspirantes más sonados, Diana Talavera y Luigi Paolo Cerda. Ahora sale a la luz en un juicio laboral que Diana Talavera, como encargada del despacho de la Secretaría Administrativa, se llevaba a los trabajadores del Instituto a su casa, para hacer reparaciones en su domicilio. Y Luigui Paolo Cerda no cumple el requisito de la ley electoral local de haberse separado de su militancia del PRD cinco años antes de la postulación. A ver qué pasa...

AFORTUNADOS. El exgobernador de Veracruz, Fidel Herrera Beltrán, recordaba que a principios del año, el boxeador Juan Manuel Márquez estuvo a punto de encabezar la cruzada del PRI por el DF. El equipo peñista lo había convencido para lanzarse como candidato a un cargo de elección popular en su natal Iztacalco, dado su arraigo e indudable popularidad. Cuando estaban por decidir si buscaría la jefatura delegacional llegó al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación  la queja del PRD, por el supuesto acto anticipado de campaña del pugilista. Márquez puso freno a su campaña; ahora es campeón mundial welter, después de haber noqueado a Manny Pacquiao y después de haber dedicado su hazaña al presidente Peña, podrá iniciar su carrera política cuando se retire, en el 2014.