El éxito del FC Barcelona, que ahora practica el mejor futbol del mundo, se debe a su clara concepción de negocio y la ampliación de sus mercados. El actual presidente, Sandro Rosell, es un egresado de la prestigiosa escuela de negocios ESADE de Barcelona.

De los 20 miembros de la Junta Directiva, ocho (40%) son egresados de distintas escuelas de negocios. El enfoque comercial del club como una gran marca mundial inició en la gestión de Joan Laporta y ha seguido con Rosell.

El FC Barcelona ha triplicado sus ingresos, en sólo seis años, al pasar de 123 millones de euros en el 2003 a 365.9 millones de euros en la temporada 2009-2010, ya muy cerca del Real Madrid, que en esa misma temporada generó 438.6 millones de euros, la más alta para un equipo de futbol en el mundo.

En el negocio del futbol, el Barsa pasó de la posición 13 a la segunda, ya por arriba del Manchester United, que generó 349.8 millones de euros en la temporada 2009-2010. Hace 20 años era una marca local sólo deportiva que ganaba por la venta de las entradas, pero ahora ha diversificado el negocio, que es de los más rentables en el ámbito deportivo a nivel mundial.

El Barsa es ahora una marca global y el caso se estudia en las escuelas de negocios. La Junta Directiva de los años anteriores estuvo dominada por empresarios de la industria textil y luego de la construcción, pero desde el 2003 se ha renovado con empresarios visionarios que le han dado la actual estructura de negocio. El club es ahora una entidad profesional con sede en Cataluña, pero con proyección mundial.

A finales de mayo, Rosell visitó la ESADE para hablar de la manera que se gestiona el Barsa; dijo a sus oyentes que dirigir al club es como conducir cualquier empresa. Les comentó también que el mercado de la marca se está consolidando en China y Estados Unidos y que avanza por buen camino la expansión en Asia.

La estructura actual de ingresos del Barsa es: 25% de entradas, 31% de la actividad comercial y la mercadotecnia y 44% de la venta a los medios; 75% de la facturación está en la actividad estrictamente comercial. Eso es lo que entienden bien los directivos del Barsa que han hecho de la marca un negocio internacional.

El futuro del negocio está en ampliar la venta de las trasmisiones del Barsa en la televisión mundial, de acuerdo con sus directivos. El Manchester United obtiene más ingresos de la taquilla, de los espectadores que lo ven jugar, que el Barsa. Éste obtiene más que aquél por ingresos comerciales y radiodifusión.

La disputa por la Liga de Campeones entre el Barsa y el Manchester United, el próximo sábado 28 de mayo, es entre dos equipos de futbol, pero más allá, ésa es la realidad entre dos grandes empresas comerciales con ventas anuales sumadas de 747.9 millones de euros. Es un gran negocio.