Remember, remember, the 5th of November

Para muchos, ya son héroes. Para otros, los iniciadores de una nueva amenaza. Otros más, por supuesto, lo han interpretado meramente como una nueva faceta del crimen digital. ¿Usted, por cuál vota?

Se trata de los hackers activistas o expertos en sistemas y programación, que hacen protestas sociales y políticas atacando sitios web. Algo, que aunque parezca, no es nada nuevo. Se cree que el primero grupo de hackers activistas fue 1984 Network Liberty Alliance que hizo un ciberataque en 1984 para protestar contra la guerra nuclear. Pero fue el experto Jason Sack, el primero en estudiar este fenómeno, quien lo bautizó en 1995 como hacktivismo (o hackers activistas).

No lo aburro con la lista de hactivistas y sus logros, que ya hay infinidad de blogs y notas periodísticas que abordan el tema con lujo de detalles. Incluso, hay un archivo de los hackeos activistas más populares, que puede consultar.

Si analizáramos todos estos cibercrímenes de protesta, veríamos que las demandas de aquellos años poco han cambiado con las de ahora: algunos defienden la censura en Internet, otros apelan por tirar monopolios, habrá quienes defiendan a personajes conocidos (especialmente relacionados con el mundo de Internet, como Julian Assange, de WikiLeaks) y sí, habrá quienes simplemente lo hacen por diversión.

¿Hay entonces ahora un nuevo boom de hackers sociales? Quizás sí. Pero no es un fenómeno exclusivo del web. Nuevamente eche un vistazo a las noticias y detectará cómo en Europa, Medio Oriente y América Latina hay un fuerte ímpetu de la gente por salir a las calles a exigir justicia, paz y calma económica.

A finales del 2010 la firma de seguridad digital McAfe, le llamó a este posible boom una guerra cibernética no declarada y calificó al hacktivismo como una de las amenazas más potentes para este año.

Esta profecía hasta ahora, parece estar cumpliéndose. Sólo eche un vistazo a las noticias de los últimos meses: Sony y su red PlayStation, los bancos CitiGroup y BBVA, Nintendo, Sega, Google, News Corp, Fox TV y hasta el Senado y la Reserva Federal de Estados Unidos, así como los gobiernos de Brasil, Perú y Chile todos víctimas de los hackers activistas.

McAfee incluso, asegura que se prepara un ciberataque llamado Operación México , que hackeará a los partidos políticos mexicanos en protesta por los problemas de seguridad que vive el país.

Y aseguró en un reporte, que lo que hemos visto es sólo el comienzo, pues las víctimas más poderosas todavía están en la lista de espera: petroleras, empresas de telecom, firmas de suministro de agua, bancos .

¿PARANOIA O EXCESO DE PUBLICIDAD?

Los grupos que han cobrado fama por estos ataques han sido Anonymous y LulzSec (o Lulz Security) quienes ya se han burlado de cómo los medios de comunicación internacionales engrandecen sus hazañas.

A la prensa, por favor asegúrense de reportar bien lo que hacemos y no sólo de decir nuestras tontas declaraciones",

Pero tampoco son los únicos.

Incluso, LulzSec, que días antes anunció que dejaría de atacar a los gobiernos por considerar que ya era aburrido, dejó la invitación abierta a otros grupos:

Que la revolución continúe Invitamos a otros a tomar el relevo Juntos, unidos, podremos aplastar a nuestros opresores

Lo cierto es, que la mayoría de estos grupos no actúa en equipo. Está el caso, por ejemplo, de Jester , el hacker que se ha puesto el reto de tirar a WikiLeaks y de revelar la identidad de los dirigentes de LulzSec y Anonymous.

Algunos aseguran que son más de 100 grupos organizados de hackers activistas y una decena más que actúa de manera individual, todos, repartidos en diferentes países, que laboran en empresas, que asisten a clases y que adoptan su faceta de hacker activista en el anonimato que da una computadora conectada a Internet.

La OCDE asegura que ya está examinando el problema, pues asegura que en conjunto, todos estos hackeos podrían tener un impacto global .

Otros expertos, como Peter Sommer de la London School of Economics y el doctor Ian Brown, de la Universidad de Oxford, han alertado a las autoridades del problema económico en cadena que podrían provocar estos hackers.

Incluso, en la última reunión del Foro Económico Mundial, de Davos, Suiza, se dijo la célebre frase:

(el hacktivismo) es de temerse y se está poniendo peor

¿ENTONCES?

Simplemente pecaré de optimista: los hackers activistas no cambiarán el mundo, pero tampoco lograrán acabar con ellos. Este tipo de grupos han sido, desde el inicio del Internet, el equilibrio de la Red de redes, que sí está controlada por las grandes potencias económicas.

Muchos ex hackers hoy están en la nómina del FBI y de empresas de tecnología (dicen que el adolescente George Hortz, que hackeo el iPhone por primera vez y el PSP, será contratado por Facebook) y se ha promovido incluso, el enseñar a los niños talentos a hackear con fines didácticos, lo que prueba que tarde que temprano, el hacker activista cambia de bando y cede su lugar a otro nuevo

A los periodistas y curiosos nos encantan estas historias. Después de todo, son temas recurrentes de libros y películas Pero, ¿cuál es la verdadera magnitud del caos que causan los hackers activistas que tiran páginas web, que las saturan con virus o que extraen datos confidenciales que ni siquiera leen? Quizás nunca lo sabremos, después de todo, las historias siempre las cuentan los poderosos

Ya lo dijera Alan Moore en su distopia V de Vendetta : Remember, remember, the 5th of november