Sigue el mismo guión el gobierno federal. Luego del niño ahogado, tapar el pozo dice el adagio. Salió a escena una vez más, el secretario de Gobernación, Alejandro Poiré, que habla y habla en conferencias. Hace gala de oratoria, comunicación corporal y toma agua, pero nada más y repite lo conocido, siempre 48 horas después de los hechos.

Pero lo que no dijo ahí, es que 1,098 elementos de tropa, mandos medios y superiores o comisionados, se va de la Policía Federal, que fueron desplegados desde seis meses a cuatro años atrás, en Estados donde operan cárteles y crimen organizado. Eso era lo bueno.

Se van por una cuestión meramente administrativa y no tendrán trabajo.

A ¿dónde creen que se irán? Pues a los grupos que están combatiendo, así lo dice la historia. Recuerden las limpias’’ y luego han aparecido expolicías, exmilitares o exmarinos de todos los niveles. Eso lo comentamos más adelante.

Dice el pequeño Fürer’’ de la Secretaría de Gobernación (SEGOB) -ojo no lo digo yo, me contaron ahí- que los 49 torsos, no cuerpos, aparecidos en Cadereyta, Nuevo León, es consecuencia de una lucha deleznable’’ e inhumana’’, entre una alianza cártel del Golfo-Pacífico para exterminar a Los Zetas, dijo Poiré.

¡Qué descubrimiento!

Piensan que los mexicanos no tenemos memoria o tres dedos de frente y ponen en entredicho nuestra inteligencia’’, de que Los Zetas’’, entre ellos Heriberto Lazcano Lazcano El Lazca’’ o El Verdugo’’ y Miguel Ángel Treviño Morales El Z-40’’, fueron creados y amamantados del Grupo de Fuerzas Especiales de SEDENA. Hoy capos principales que persiguen.

Si no me creen, lean el comunicado de SEGOB del domingo y la parte original elaborada por la PGR, donde hicieron señalamientos y mejor se dijo: divúlgalo tú’’. Así salió en la noche del séptimo día.

Regresemos con el responsable de la política interior. Para reflexionar de sus elucubraciones, resúmenes y análisis de los sesudos responsables, aunque ya se van y esperan sean reelectos el 1 de julio. Pero ojalá, los nuevos, no salgan con babosadas.

Apenas la semana pasada la SEGOB, anunció la firma de extensión’’ para que fuerzas federales. Entiéndase: secretarías de la Defensa Nacional (SEDENA), Marina Armada de México (SEMAR) y Policía Federal se queden en Tamaulipas, Nuevo León y Morelos, éste último, no tenía contrato’’, hasta el 31 de noviembre, porque el 1 de diciembre, ya se fueron.

Y aún más, su comunicado conjunto SEGOB-PGR, así decía: Hechos de Violencia no Quedarán Impunes’’.

¿Quieren que les recordemos lo mismo que dijeron en masacres ocurridas del 2010 a la fecha. Nos haría falta espacio?

COMMODATO

Decíamos del oficio PF/UAI/2006/2012, donde se solicita una suspensión temporal e inmediata’’ a 1,098 elementos de la Policía Federal, porque no cumplieron con un’’ requisito.

Una fuente federal, de toda nuestra confianza, nos contó que no será ese número, sino 4,000 elementos, que irán a buscar trabajo, dónde se los den.

Ya no tienen derecho a sueldo. Están arraigados’’ en el Centro de Mando de Iztapalapa del Distrito Federal, desde el pasado jueves. Si algunos de ustedes han caído en el alcoholímetro, saben lo que es estar así.

Se nos dice que van a tirar’’ por cualquier pretexto a 4,000 elementos. Eso es grave.

De los 1,500 elementos de la extinta Policía Judicial Federal que fueron echados a la calle, por orden de los exprocuradores generales de la República. El primer panista de estar ahí, Antonio Lozano Gracia y Jorge Madrazo, saben, bien, dónde aparecieron o están muertos.

Otros se fueron a ser parte estructural de los cárteles de la droga, para crear bandas de de contrabandistas, secuestradores y o cualquier otro ramo, que les dejara dinero, porque no tenían nada más.

No es pretexto, ni paliativo. Pero ellos los hicieron, ellos los hicieron y ahora, ellos los combaten. Es un círculo vicioso de nunca acabar.