El mercado coreano es muy exigente respecto de la inocuidad de los alimentos y para ingresar y, sobre todo mantenerse, en el negocio como proveedores de carne de res a dicho mercado es necesario trabajar concienzudamente sobre aspectos sanitarios en instalaciones y procesos relacionados con la elaboración de productos cárnicos para garantizar su inocuidad.

Para exportar carne de res a Corea se debe certificar ante su gobierno que el ganado destinado para carne sea nacido y sacrificado en México, que el rastro, la planta procesadora y almacenes de donde proviene la carne estén registrados y aprobados para exportar por la Sagarpa, y que se encuentran bajo supervisión sanitaria oficial; que la carne proceda de bovinos sanos y libres de parásitos.

Además que, durante el sacrificio, corte, proceso, empaque y almacenaje, el producto a exportar haya estado separado de otros de inferior calidad sanitaria; que la carne no se haya sometido a tratamientos con luz ultravioleta, ni con ablandadores; que la carne haya sido manejada de manera higiénica, lo que garantiza que esté libre de agentes causales de enfermedades infecciosas y de contaminación; que el material utilizado para envolver el producto sea higiénico y no dañino para el ser humano; que los productos a exportar no provienen de Estados Unidos y Canadá entre otros 33 países.

Independientemente de certificar lo anteriormente comentado, inspectores coreanos del Servicio Nacional de Investigación Veterinaria y Cuarentena (NVRQS, por su sigla en inglés) realizan una visita de campo para verificar que la materia prima, instalaciones, procesos y todo lo relacionado con el producto a exportar cumplan con su normativa.

Se puede observar que para estar en posibilidades de cubrir los requisitos mencionados es necesario llevar estrictos controles de materia prima y de procesos, implementar el sistema HACCP y, de manera especial, contar con un sistema de trazabilidad para conocer el historial de la carne desde su origen hasta su destino final, para demostrar que proviene de animales del país, sanos, que han sido manejados y procesados adecuadamente.

Una vez generada la confianza basada en la experiencia de compra y consumo de productos nutritivos e inocuos, se puede esperar una relación de negocios de largo plazo con el mercado coreano.

Fernando Antonio Martínez Mendoza es especialista de la Dirección de Consultoría de FIRA. La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]