Con una altitud de entre 300 y 400 metros sobre el nivel del mar, el Valle de Apatzingán es una planicie que abarca cerca de 150,000 hectáreas, rodeada de formaciones montañosas y que se ubica en el centro-occidente del estado de Michoacán, esta planicie tiene como características productivas agrícolas una alta calidad del suelo, temperatura cálida todo el año y gran cantidad de afluentes naturales, entre los que destacan los ríos Grande, Tepalcatepec, Apatzingán y Úspero

La vocación agrícola del Valle de Apatzingán se ha conjugado con la tenacidad de los productores de la región de tierra caliente para competir en los últimos años por los primeros lugares en producción de limón a niveles nacional e internacional.

En los municipios de Apatzingán, Buenavista, Parácuaro, Aguililla, Tepalcatepec y Múgica se producen 600,000 de las 670,000 toneladas de limón que genera anualmente Michoacán, lo que lo coloca como la principal región productora en el estado, el cual es el primer productor de limón a nivel nacional, superando las 660,000 toneladas producidas en Veracruz.

A nivel mundial, México es el segundo productor de limón, con un volumen anual de 2.1 millones de toneladas, superado tan sólo por la India, país que cosecha 2.5 millones de toneladas; 18% más producción que se genera en una superficie 70% superior a las 176,000 hectáreas que se destinan en nuestro país al cultivo del limón.

De la misma forma que sucede en otros frutos, México es el mayor exportador de limón en el mundo, con 625,000 toneladas que se destinan principalmente al vecino del norte, volumen que en su mayoría es producido en el Valle de Apatzingán.

La organización de productores e industriales ha jugado un papel importante en la consolidación de la competitividad regional, ya que la Asociación de Citricultores del Valle de Apatzingán (ACVA) ha sido un actor importante en la región a través de la cual los citricultores e industriales han incrementado la eficiencia productiva, alcanzando el nivel de calidad que requiere el mercado internacional, y han abierto canales de exportación mediante la capacitación productiva, empaque y comercialización coordinada.

La ACVA fue legalmente constituida el 25 de febrero del 2009 con el fin de integrar a los productores de limón del Valle de Apatzingán y crear un espacio de planeación, consulta, comunicación y coordinación permanente entre los productores de limón, diferentes participantes de la cadena productiva y los tres niveles de gobierno en la implementación de establecer acciones estratégicas que busquen alcanzar objetivos comunes entre los eslabones productivos.

Mañana en la segunda entrega de este análisis abordaré algunas de estas acciones coordinadas así como las oportunidades de inversión que se generan con los proyectos de desarrollo con un enfoque regional.

*Marco Antonio Cabello Villarreal es Especialista en la Subdirección de Programas y Proyectos de FIRA. La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]