En plan retador, el Partido Acción Nacional en el DF apela a una alianza con los ciudadanos para tratar de desbancar al PRD en el último bastión electoral que preservan las fuerzas de izquierda.

En medio, la segunda fuerza -el PRI- refrenda su alianza con el Partido Verde, mismo que se coloca en el tercer lugar de las preferencias electorales, de acuerdo con la mayoría de las encuestas.

Para disputar la Jefatura del Gobierno del Distrito Federal, el PAN opta por las candidaturas ciudadanas. Lo mismo, el PRD. A diferencia entre el partido en el poder local, el retador mantendrá su desapego a las bases partidistas para elegir a sus candidatos a jefes delegacionales.

Tales conclusiones pueden desprenderse de sendos oficios enviados por las cúpulas partidistas al Instituto Electoral del DF, que encabeza Gonzalo Anzaldo, para informar sobre los métodos estatutarios que aplicarán para seleccionar a sus candidatos a diputados locales y a delegados.

En el caso del PAN, están la consulta a militantes activos y adherentes (o método ordinario) y la elección abierta a toda la ciudadanía (método extraordinario). La dirigencia local, encabezada por Juan Dueñas, tomó una determinación salomónica: de las 16 delegaciones, la mitad iría por una vía y el resto, por la otra.

¿Dónde? Es lo importante. Y es que el PAN -que pasó del segundo lugar en los comicios locales del 2006 a la cuarta posición en las encuestas- actualmente gobierna en tres demarcaciones: Benito Juárez, con el delegado Mario Palacios; Miguel Hidalgo, con Demetrio Sodi de la Tijera; y Cuajimalpa, con Carlos Orvañanos Rea.

De esa tríada, sólo en Cuajimalpa, optó por el voto de los ciudadanos. En otras ocho delegaciones (Coyoacán, Cuauhtémoc, Iztacalco, Iztapalapa, Milpa Alta, Tláhuac, Tlalpan, Xochimilco) también, aunque en ellas el padrón de miembros del PAN y los históricos de votación en su favor nunca han superado 20% de la lista nominal.

La disputa por la candidatura, en este escenario, confrontará a dos mandos medios cercanos a la precandidata presidencial Josefina Vázquez Mota: por un lado, la diputada federal Kenia López Rabadán, actual presidenta de la Comisión de Cultura en San Lázaro, y Camilo Campos López, actual director jurídico y de gobierno en Cuajimalpa, quien compite con el abierto respaldo de su jefe, el delegado Orvañanos.

La cúpula panista optó por un tercer método: la designación directa, que aplicará al momento de elegir a sus candidatos a diputados locales para los distritos 8, con cabecera en Gustavo A. Madero, 22 y 28, ambos de Iztapalapa... Justo en territorios donde la presencia del PAN prácticamente es nula.

De los 37 distritos restantes, en 21 serán nominados quienes resulten electos por la ciudadanía y 16 en contiendas sólo participarán militantes activos y adherentes.

Las disputas intrapanistas no serán contenidas por la dirigencia local. Sobresale el caso del distrito 20 -con cabecera en Benito Juárez- donde el voto de la militancia definirá si Julio Castillo -hijo de Carlos Castillo Peraza-, un nieto de Manuel Gómez Morín o un cercano a la lideresa panista en la ALDF, Mariana Gómez del Campo, obtienen la candidatura a la Asamblea Legislativa.

Esa demarcación, donde históricamente el PAN obtiene más votos en el DF, vivirá un proceso similar que en el distrito 25, con cabecera en Álvaro Obregón, donde se perfila Luis Gómez del Campo.

El método ordinario , como argumento para anular a quienes critican la falta de democracia interna en el blanquiazul. En algunos casos, este método resulta innecesario, dado el trabajo político realizado por los aspirantes más adelantados.

Laura Ballesteros, Priscila Vera y Ezequiel Rétiz, por ejemplo, integran la fórmula más competitiva para la diputación federal, el distrito local y la delegacional.

Entre las fuerzas políticas de izquierda, las nominaciones están supeditadas a la ratificación de la coalición electoral del PRD, el PT y el Movimiento Ciudadano en el DF. Y es que posterior al registro del convenio ante la autoridad electoral, la cúpula del sol azteca presentará al Consejo Estatal una lista con los distritos que serán reservados para los candidatos comunes propuestos por petistas y exconvergentes.

La plenaria de los consejeros perredistas, con carácter electivo, tendrá lugar entre el 11 y el 12 de febrero próximos y también definirá a los 16 candidatos a delegados.

El registro de precandidatos inicia hoy y concluye el sábado 28. Nadie podrá anotarse simultáneamente en la lista de aspirantes a asambleístas y a jefes delegaciones.

La vía para escoger a los abanderados perredistas es la elección abierta..., salvo cuando haya un solo precandidato. Las negociaciones, en todos los casos, están en curso y cuentan con el aval del jefe de gobierno, Marcelo Ebrard Casaubon.

Algunas están prácticamente definidas. En Venustiano Carranza, la postulación recaerá en la diputada Esthela Damián; Miguel Hidalgo, en Víctor Hugo Romo y Azcapotzalco en el diputado Vidal Llerenas. Los tres, con el respaldo del ebrarismo.

Estas nominaciones revelarían un cambio generacional en el perredismo capitalino y, sobre todo, un cambio de rostro. En otras palabras:

significaría la jubilación de los viejos liderazgos de sus tribus. El 11 y 12 de febrero se confirmarán estas postulaciones, después de la ratificación de Miguel Ángel Mancera como candidato del Movimiento Progresista. En el ámbito priísta, todavía no hay nada.