Pantaco es el puerto seco de la ciudad, el principal del país y uno de los más grandes del continente. Ubicado en la zona industrial de Vallejo, en Azcapotzalco, recibe mercancías de Manzanillo, Lázaro Cárdenas, Veracruz, Mexicali y Nuevo Laredo, que provienen básicamente de China y de América del Norte. Es un buen termómetro de lo que sucede en la economía de México y del mundo. Durante los últimos tres meses, el tráfico de mercancías en Pantaco se ha reducido en 25% y en los últimos días en casi la mitad. Es decir, se trata de un colapso del comercio global. De entrada, la economía global ya venía en un proceso de desaceleración, incluso la de Estados Unidos, que había alcanzado niveles altos de empleo. Larry Elliott, el editor de la sección de “Economía” del diario The Guardian, señala que la crisis economía global será diferente a la del 2008, en la que básicamente el colapso del sector financiero afectó al resto de los sectores de la economía, pero que una vez saneadas las instituciones financieras, el camino a la recuperación fue claro. Muchos países e incluso actividades económicas, como el propio comercio global, tuvieron afectaciones apenas temporales.

Lo que vivimos es diferente, prácticamente todas las actividades económicas de países enteros se han afectado, detenido o de plano colapsado, el declive continúa y tomará meses restablecer la actividad normal. La recuperación, dice Elliott, se parecerá más a la de una posguerra, ya que se deberá restablecer el tejido económico de muchas actividades productivas. Elliott señala que en una crisis que no se limita a una reducción de la demanda, sino también de la oferta, la reducción de tasas, o el mero fin de la etapa de emergencia de la pandemia, no será suficiente. En Estados Unidos, por ejemplo, el Economic Policy Institute estima que se van a perder cerca de 3 millones de empleos después del verano, sería el periodo de mayor caída desde la Gran Recesión. Además, a diferencia de otros periodos recesivos, en donde los empleos perdidos son fundamentalmente del sector manufacturero, en este caso el problema está en el sector servicios, donde los salarios son más bajos y las personas tienen mayores dificultades para hacer frente a periodos largos sin laborar. El instituto señala que se requieren de políticas de estímulo fiscal efectivas y los suficientemente creíbles para que los empleadores no decidan cortar empleos permanentes de manera masiva, ya que perciban que la recuperación puede ser pronta.

México ya ha anunciado medidas como renegociar plazos de vencimiento de deuda y un mayor déficit, para mantener los niveles de gasto. También se adelantan las transferencias de los apoyos a los adultos mayores, para que las personas cuenten con efectivo para afrontar la emergencia. De hecho, el Economic Policy Institute, para el caso de Estados Unidos, recomienda políticas como transferir dinero a personas de bajos ingresos (algo que ya se plantea el gobierno de ese país en la modalidad de devoluciones fiscales), para incentivar el consumo y compensar pérdidas de empleo. Por lo que incrementar en México, de manera temporal, los montos de los programas sociales, puede ser una buena manera de reducir los efectos de la emergencia y acelerar la recuperación. Se van a necesitar otras acciones, como posponer e incluso reducir algunas obligaciones fiscales para negocios pequeños, reducir tasas de interés, otorgar créditos y modificar las condiciones de pago de los créditos ya existentes. Se requerirá un programa mayor de gasto en infraestructura y de reactivar inversiones en sectores más afectados, como el turismo. Además, como Branko Milanovic lo advierte, las restricciones al turismo trasnacional y las actividades corporativas y comerciales van a durar un buen tiempo, incluso después de que la pandemia pase, y algunas podrán quedarse, como certificados de salud para ingresar a ciertos países. Esto es, a las guerras comerciales recientes, se va a sumar el miedo a las pandemias como otro limitante a la globalización, eso es relevante para un país que depende tanto de las exportaciones como México, que tendrá ahora que buscar más motores locales de desarrollo.

Vidal Llerenas Morales

Político

Columna invitada

Licenciado en Economía por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), cuenta con una Maestría en Política y Gestión Pública por la Universidad de Essex, Reino Unido y un Doctorado en Administración y Gerencia Pública por la Universidad de York.