En la entrega anterior mencioné el enfoque con el que FIRA, que integra la Banca de Desarrollo que coordina la SHCP, impulsa en Jalisco el financiamiento en los sectores en los que participa y que además promueve la vinculación e integración de las redes de valor que coadyuven a mejorar la productividad y competitividad de éstas

En esta segunda parte comentaré algunas estrategias y programas con los que FIRA impulsa el fortalecimiento de las principales redes agroalimentarias en Jalisco.

A través del análisis sistemático (mapeo) se analiza cómo se comporta la red, permitiendo conocer mejor su entorno, los factores críticos que enfrenta, los diversos participantes y las relaciones entre éstos, así como las oportunidades, y a partir de ello FIRA, en coordinación con los actores relevantes de la red, implementa programas para fortalecer su integración y articulación, mejorar la productividad, lograr mayor vinculación con los mercados y generar productos con mayor valor agregado, lo que permite a la red en su conjunto competir con otras redes de negocios a través de productos específicos.

Todo apoyado con su programa de Fomento Tecnológico, algunos programas gubernamentales de los cuales FIRA participa en instancia ejecutora y esquemas adecuados de financiamiento; describiré algunos de éstos:

El programa Proveeduría Sustentable de Leche tiene en cuenta que el mercado de leche presenta inestabilidad en volúmenes de compra y precios durante el año, generando incertidumbre y muy poca rentabilidad a los productores; por la importancia de esta red en Jalisco, de la cual dependen directamente más de 17,000 productores primarios (SEDER, 2016) y una importante industria, FIRA promueve y apoya programas de asistencia técnica y de inversión en equipamiento para la adopción de mejores prácticas productivas que permiten mejores niveles de rentabilidad, así como la calidad y cantidad requeridas por las industrias.

Asimismo, considera la implementación de prácticas para reducción de costos en energía y el cuidado ambiental impulsando inversiones para manejo responsable de residuos y energías renovables como generación de Biogás, calentadores y páneles solares.

Así, la industria atiende sus requerimientos y los productores logran seguridad en la comercialización, que con menores costos y mayor productividad, mejoran notablemente sus utilidades y su nivel de vida.

El Programa Estratégico de Producción Sustentable y Desarrollo de Proveedores de Maíz de igual manera considera que ante la incertidumbre de mercado externo, existe interés de la industria por fortalecer la proveeduría local, implementando programas de desarrollo de proveedores y acciones para consolidar su relación con éstos.

Los esquemas se basan en innovación de prácticas productivas con pequeños productores, que permiten mitigar los riesgos por cambio climático, producir el volumen y parámetros de calidad establecidos por las industrias, con mayor rentabilidad que en forma tradicional; esto con el respectivo acompañamiento tecnológico y financiero.

Los actuales programas han contribuido a incrementar las utilidades de la producción primaria en 30%, de la que en Jalisco dependen alrededor de 76,000 productores (SEDER, 2016), con una superficie sembrada en el 2017 de más de 550,000 ha (SIAP, 2017).

Para FIRA, el sector agropecuario de Jalisco es una prioridad que implica poner al alcance de productores y empresas sus programas financieros, tecnológicos y de incentivos para contribuir a impulsar la competitividad de las principales redes de valor y en mejorar la calidad de vida de los productores del campo jalisciense.

*Sergio Rojas López es residente estatal de FIRA en Jalisco.

[email protected]

La opinión aquí expresada es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.