Conversando con el profesor Muhammed Yunus, Premio Nobel de la Paz, se refirió a los jóvenes como la generación más rica en la historia de la humanidad. No precisamente porque tengamos más dinero en la cartera, pero por la cantidad de herramientas tecnológicas que tenemos a nuestro alcance para lograr lo que nuestros padres o abuelos quizás no imaginaron posible.

El mundo de hoy se da el lujo de hacer el descubrimiento de una nueva galaxia, un nuevo planeta, un nuevo astro, o una estrella, cada semana, no hay que esperar para caminar hacia el futuro. El futuro está aquí, el futuro es ahora.

El 2015 inició con enormes retos y México no es la excepción. Resulta inaceptable seguir avanzando en tantos frentes y dejar de lado a millones de personas que día a día sobreviven en la pobreza, la informalidad y la violencia; sin condiciones ni posibilidades de tener acceso a herramientas que permitan mejorar su nivel y calidad de vida.

Tenemos que aproximarnos a nuestra realidad con respuestas claras a preguntas complejas. Contamos con todos los recursos para hacer frente a cualquier desafío, desde la falta de libertades hasta la consolidación del Estado de Derecho, para poder combatir eficazmente la violencia; incluir a todos los segmentos de la población en un proceso de mercado en donde quienes han sido excluidos hasta ahora tengan acceso a oportunidades de emprendimiento y así empezar a reducir consistentemente la desigualdad.

Si las generaciones anteriores a la nuestra fueron capaces de lograr tanto sin tener todo lo que hoy existe, nosotros tenemos que poder mucho más, pues estamos parados sobre hombros de gigantes. Años atrás se decía que los jóvenes éramos el futuro, incluso en muchos momentos con cierto pesimismo se ha llegado a creer que no hay futuro. Hoy sabemos que el futuro ya llegó.

Este 2015 hagamos nuestra prioridad generar confianza en el futuro, que significa generar confianza en el presente a partir de la congruencia, de decir lo que pensamos, pero sobre todo, hacer lo que decimos. Tenemos razones suficientes para mantener viva la esperanza, para seguir creyendo y creando oportunidades, para abrir camino en donde no lo hay y así construir un mundo mucho más libre y humano del que heredamos. ¿Cuál será nuestra aportación si el futuro es presente? Nuestros ancestros creyeron que todo era posible y lo demostraron. No podemos hacer menos.

@armando_regil