Héctor Aguilar Camín y Jorge G. Castañeda han puesto el tema sobre la mesa con su libro Un futuro para México. En todas las ciudades donde lo han presentado provocan interesantes discusiones en diversos grupos y sectores sociales.

Es un tema que interesa a la sociedad que los políticos y sus partidos no han sabido plantear. Se mueven sólo en el presente y el futuro lo ven sólo a través del prisma de los resultados electorales.

El imaginar el futuro viene, pues, de esfuerzos como los de Aguilar y Castañeda. A éste se añade, es parte de esa corriente, el planteamiento de los egresados de la Ibero que hace un año organizaron el simposio El México Que Queremos Ser.

En estos días circula con sello de la editorial Cengage Learning el texto que recoge las más de 1,000 propuestas que se recibieron. Se ofrece también los paneles de especialistas comentándolas y las conclusiones.

El material, como se organizó el evento, se ordena en cuatro grandes apartados: El México social; La política en México; La educación y cultura en México; México y su economía. Los temas incluidos en las propuestas son:

a) El México social: Combate a la pobreza, sectores vulnerables, convivencia social, perspectiva de género, ecología y medio ambiente, salud, tráfico de drogas, paisaje urbano, vialidad y trasporte público, evaluación de las políticas sociales.

b)La política en México: Modificaciones a la Constitución y al marco legal del Estado; seguridad pública, combate a la corrupción, los municipios, Poder Judicial e impartición de la justica; Poder Legislativo, partidos políticos, sindicatos, medios de comunicación.

c) Educación y cultura en México: Identidad cultural, valores de la convivencia social, cultura ambiental, cultura y arte, calidad de la educación, educación especial, educación, escuela y sexualidad; educación, alimentación y salud; universidad y empresa.

d)México y su economía: Crisis económica y financiera, crecimiento económico, sistema financiero, política tributaria e impuestos, gasto público, fomento a la inversión, impulso a los sectores económicos: agricultura, pequeña y mediana empresa, industria automotriz, turismo, informática, energías alternas, tercerización; universidad, empresa y compromiso social.

Se puede o no de estar de acuerdo con las propuestas, pero es relevante conocer lo que piensan y proponen los ciudadanos. Es un material que resulta útil para los empresarios, los analistas, los académicos, los periodistas y desde luego los políticos.

Los diversos sectores organizados del país academia, empresa, organizaciones ciudadanas, partidos deben promover el debate del futuro que queremos para México de cara a las próximas elecciones presidenciales. Habrá que exigir a los candidatos que nos digan el país que ellos imaginan.