De principio a fin, la compra de la Agronitrogenados —la planta para la elaboración de urea que la familia Ancira vendió a Pemex— fue un fiasco que significó el desembolso de más de 1,000 millones de pesos.

Al momento de la adquisición, en el 2013, todas las plantas estaban en condiciones inservibles y sólo se rehabilitaron dos instalaciones. Sin capital de trabajo, al final del sexenio peñista, la empresa productiva del Estado todavía canalizó 30 millones de dólares “para atender contingencias operativas y financieras”. Y contrató una línea de crédito para la compra de amoniaco.

La conversión de Pemex en empresa productiva del Estado implicó una reorganización corporativa y derivó en el nacimiento de Pemex Fertilizantes, el 1 de agosto del 2015, subsidiaria a la que se integró Pro-Agroindustria, firma transferida por P.M.I. Infraestructura de Desarrollo y P.M.I. Norteamérica en junio del 2017.

Además de esta última filial, tiene otras dos unidades de negocio: el Complejo Petroquímico De Cosoleacaque —el único productor de amoniaco en México— y Grupo Fertinal, compuesta por un complejo en Lázaro Cárdenas, Michoacán, y una mina en San Juan de la Costa, Baja California Sur. Pemex Fertilizantes la adquirió el 16 de diciembre del 2015, a través de su filial PMX Fertilizantes Pacífico.

Pro-Agroindustria fue la filial a través de la que Pemex adquirió los activos de Agronitrogenados, entre ellos dos trenes de urea fuera de operación, e inició un proceso de rehabilitación a fin de contar con una capacidad de producción de 1 millón de toneladas anuales.

Agronitrogenados era una empresa integrada por una planta de producción de urea, ubicada al norte de la laguna de Pajaritos en Coatzacoalcos. Inició operaciones en la década de los años 70; sin embargo, en 1999 suspendió sus actividades. No obstante, en el 2013 Pemex, a través de P.M.I., adquirió sus activos productivos. El 4 de noviembre del 2013, P.M.I. Comercio Internacional solicitó al Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales el avalúo de la unidad económica de la planta de fertilizantes.

En atención a dicha petición, el INDAABIN emitió dos dictámenes valuatorios a fin de establecer el valor comercial de la maquinaria y equipo, así como estimar el valor de la unidad económica como negocio en marcha. Derivado de los avalúos del INDAABIN, se determinó que el valor de la unidad económica como negocio en marcha sería de 294 millones de dólares.

La compra ocurrió antes de la entrada en vigor de la Ley de Petróleos Mexicanos, que estipula que las filiales de Pemex no serán entidades paraestatales, sino que se organizarán y tendrán la naturaleza jurídica determinada por el derecho privado del lugar de su constitución o creación, por lo tanto son sujetos de derecho privado y se rigen por el derecho común.

El 20 de diciembre del 2013, la filial de P.M.I. adquirió los activos de Agronitrogenados, por 275 millones de dólares, aunque dicho complejo llevaba inactivo 14 años y se encontraba en una situación de extremo deterioro. Entonces, el Complejo Petroquímico Cosoleacaque no tenía la capacidad para proveerla de insumos —amoniaco y CO2— suficientes y a costos competitivos para la elaboración de urea.

El 29 de julio del 2014, Pro-Agroindustria contrató a Cobra Instalaciones México (actualmente Avanzia) para la rehabilitación de las plantas de Urea I y II, por 485 millones de dólares, tras de lo que contrató un financiamiento con Nafin por 390 millones de dólares.

El 14 de junio del 2017, P.M.I. transfirió sus acciones de Agronitrogenados a PMX Fertilizantes Pacífico, pero esa filial de la empresa subsidiaria carecía de presupuesto para cubrir capital de trabajo y el servicio de la deuda, lo que ocasionó una cuenta por pagar de 65.7 mdd con Avanzia.

Al cierre del 2017 y en el 2018, Pro-Agroindustria reestructuró el monto de financiamiento con Nafin por 390 millones de dólares, efectuándose un pago por 140 millones de dólares y dejando el remanente a pagar en un plazo de 7.5 años. Asimismo, en el 2018 se reconoció un deterioro de los activos por 212.6 millones de dólares.

Emilio Lozoya dejó la dirección general de Pemex en febrero del 2016. La nueva administración de la empresa productiva del Estado —a cargo de José Antonio González Anaya— dio continuidad a las obligaciones contractuales previamente contraídas, relacionadas con la rehabilitación de dos plantas de urea.

El 10 de mayo del 2018, después de la conclusión de las obras, se inició el encendido de la primera planta, la cual ya produjo urea; sin embargo, interrumpió operaciones en su fase de estabilización por falta de insumos del Complejo Petroquímico Cosoleacaque, el cual dejó de producir por falta de gas.

EFECTOS SECUNDARIOS

ACTUALIZACIONES. A propósito de lo que aquí se publicó ayer sobre la oposición de comunidades a los megaproyectos de infraestructura, faltó mencionar la oposición de los ejidatarios afectados por Grupo Carso por la construcción de la autopista Las Varas-Puerto Vallarta, quienes reclaman incumplimiento en los pagos por la intervención en sus predios. Para presionar a los concesionarios y a las autoridades federales, mantienen tomadas las casetas de la autopista Tepic-Mazatlán. El secretario de Economía de Zacatecas, Carlos Bárcena Pous, comentó: “Respecto a Peñasquito, la información es correcta. Estamos coordinados con gobierno federal y otras instancias para solucionar el problema, que es económico, de posicionamiento y acciones ilegales por parte de una sola comunidad de las 24 de influencia de la mina Peñasquito en Mazapil, Zacatecas. Pero el gasoducto de la laguna Aguascalientes no tiene problemas, aunque ha habido retrasos en la obra, todo está avanzando para ser concluido en máximo seis a ocho semanas, y me refiero en particular al tramo que cruza el estado de Zacatecas. Lo único que tenemos en curso es una demanda de un ejidatario contra los participantes en el proyecto del gasoducto en cuestión, incluido el presidente de la República. En el gasoducto nos ha ido razonablemente muy bien, comparado con otros tantos en proceso de construcción o de entrada en operación en el corto plazo”.

Alberto Aguirre

Periodista

Signos vitales

Periodista y columnista de El Economista, autor de Doña Perpetua: el poder y la opulencia de Elba Esther Gordillo. Elba Esther Gordillo contra la SEP.