A contracorriente de sus colegas, que perciben una iguala por su asesoría, el estratega en opinión pública del Partido Verde Ecologista de México -trabajó en Los Pinos entre 1990 y el 2000- ofrece un trato que parecería absolutamente pernicioso a la causa de los spin doctors: si en la próxima elección federal esa organización ecologista no alcanzaba su promedio histórico -de 7 % de la votación nacional- simplemente no cobraría sus honorarios.

En cambio, si supera ese umbral, y por cada punto porcentual adicional, se haría acreedor de una bonificación en su millonario contrato.

Su entusiasmo era compartido por un amplio sector de la cúpula partidista, que durante las negociaciones con el Partido Revolucionario Institucional y Nueva Alianza para suscribir una coalición flexible exigían endurecer la postura y obtener más canonjías. Si vamos solos, podemos quedarnos con 10% de la votación , expresaban. ¿Y Morena no obtendrá su registro?

La confianza de los verdes estaba fincada en un despliegue propagandístico que abarcó llamadas a líneas domésticas y teléfonos móviles que ofrecían información de sus diputados y senadores; la distribución -en domicilios, sin franquicia postal- de trípticos con fondo negro, el emblema partidista y la leyenda: sí cumple .

La mayor recordación estuvo en su propuesta de proscribir a los animales de los circos y cualquier otro espectáculo en vivo, que adquirió rango de ley.

Y en vista de la polémica generada por este planteamiento, el senador Jorge Emilio González Martínez secundó la propuesta de la legisladora panista Gabriela Cuevas Barron, para prohibir las corridas de toros en el Distrito Federal.

En los últimos dos meses, a través de spots en medios electrónicos, banners en portales digitales y cineminutos, Manuel Velasco Coello se consolidó como el primer gobernador verde . ¿Será el primer candidato presidencial 100% ecologista?

La pauta propagandística era la primera etapa de una estrategia de posicionamiento, a la que seguían la aplicación de estudios demoscópicos en los que el Partido Verde Ecologista de México aparecía como la cuarta fuerza política, aunque en ninguna de esas mediciones logró más de 10% de la intención de voto a nivel nacional.

Es un método que han aplicado y depurado desde el 2009 , comenta un encuestador que ha trabajado para esa formación política, en algún momento la brújula del partido se extravió pero el rumbo se corrigió cuando Jorge Kahwagi se fue con su madrina, Elba Esther Gordillo. Desde entonces no hay figuras mediáticas, lo que se vende es el logo partidista .

Un espejismo, literalmente. Una pauta de esas dimensiones -cuyo costo tendría que ser fiscalizado por el Instituto Nacional Electoral- en el aire no compitió con otras fuerzas políticas. Y mientras Nueva Alianza trató de negociar con el PRI un paquete de votos que generarían con el ejército de operadores electorales del SNTE -aunque nunca aparezcan en las urnas-, el PVEM apostó por el reconocimiento de una marca, a cambio de una cuarta parte de los 244 distritos en los que competirán coaligados.

El PVEM, ¿un aliado valioso? La dirigencia de los ecologistas incluso cubrirá 40% de los gastos de campaña de los candidatos aliancistas, pero condicionó que en 53 distritos pondrán candidatos sin injerencia priísta. En Chiapas -por ejemplo- llevarán mano en siete de los 12 distritos que integran aquella entidad del sureste, incluidos los dos de la capital,

Los de Tuxtla Gutiérrez, Palenque, Ocosingo, Tonalá, Comitán y Villaflores en el 2012 generaron los más altos porcentajes de preferencia electoral a favor del presidente Enrique Peña Nieto en todo el país.

En la ciudad de México -donde habrá elecciones concurrentes- el PVEM designará a los candidatos en los tres distritos federales ubicados en la delegación Gustavo A. Madero, y en otros cuatro distritos de Álvaro Obregón, Venustiano Carranza, Tláhuac y Xochimilco, donde la predominancia del PRD está en riesgo.

En otros tres distritos federales, ubicados en Nezahualcóyotl, Estado de México, aplicarán la misma estrategia. Salvo en Chiapas y San Luis Potosí -cuyos distritos cubren zonas rurales- el resto de los 45 candidatos que serán designados por la cúpula ecologista competirán en zonas urbanas.

El flujo desmedido de la propaganda verde también ha arrastrado a las autoridades electorales, donde la mayoría de las quejas interpuestas contra Velasco Coello y la dirigencia partidista simplemente no han prosperado.

La excepción ocurrió justamente ayer, durante la sesión de la sala especializada del TEPJF, cuyos magistrados juzgaron que la sobreexposición de los legisladores verdes vulneró la prohibición de difundir informes fuera del ámbito geográfico de responsabilidad de dichos servidores públicos.

En vez de imponer una multa, la magistrada Gabriela Villafuerte Coello sólo generó una amonestación pública al PVEM y dio vista a las contralorías de las cámaras de diputados y senadores.