Estimado lector, no puedo evitar sintetizar muchas preguntas de lectores, radioescuchas y amigos que me dicen: ¿Cómo invierto en un fondo para la educación de mis hijos? .

La respuesta, en general, es la misma para todos con una ligera variante, que dependerá de la etapa en la que se encuentre su hijo/hija o de la edad que tenga al momento de empezar su inversión.

SIMILITUD

Tienes que invertir en fondos de inversión de renta variable y con una pequeña parte en renta fija. Actualmente existen muchas opciones para diseñar estos planes, que en su etapa más joven, es decir cuando nace el niño, deben estar 100% en renta variable y ésta a su vez, debe estar diversificada a través de índices: el nuestro y de otros países para tener diversidad de riesgo México y del resto del mundo, así como otras divisas.

ORIENTACIÓN

En esta parte los debe asesorar un experto. Lo que no se vale es hacer un cochinito con un seguro de vida, el cual paga Cetes, en el mejor de los casos. Quienes lo han hecho de esta manera, me darán la razón de que los fondos ahí reunidos, llegados los 18 años de la persona en cuestión, no son suficientes.

Este sistema tiene dos alternativas fácilmente remplazables: la obligatoriedad. Quiere decir que si usted no es disciplinado, aquí no le queda de otra, porque se lo cargan a la tarjeta. El seguro de vida. Si usted tiene uno bueno como cabeza de familia, sin lugar a dudas éste será mejor y más amplio que el que le ofrezcan junto con la inversión en fondos.

DESVENTAJA

Insisto, el peor pecado de estos planes es cómo lo invierten: ponen la mayoría en Cetes y se deja de ganar mucho dinero por no arriesgar algo. Imagínese que si lo hubiera invertido en la Bolsa Mexicana, hace 18 años, habría ganado 2,100%, lo que significa que hoy tendría más de 20 veces lo que invirtió. ¡Qué error! ¿No?

VARIANTE

Lo único que debe tomar en consideración es la edad del menor cuando usted comienza este plan. Es como cuando uno se acerca a su retiro, no puede estar invertido en acciones a 100%, pues igual: Si el menor nace y ese día usted empieza la inversión, ponga 100% en acciones; vaya disminuyendo la proporción de renta variable para que cuando llegue a los 16 o 17 años, no lo arriesgue si se presentará una crisis.

Lo más recomendable seria estar 50-50 para los 13 años y durante los cinco restantes para cumplir los 18, bajarlo en 10% cada año con el fin de llegar a los 18 sin arriesgar prácticamente nada.

CONCLUSIÓN

Le recomiendo los fondos de inversión como el vehículo para la educación de sus hijos y además, que ésta sea una combinación bastante agresiva.

Las malas historias de la Bolsa, generalmente usted las escucha de aquellos que no invirtieron a largo plazo, que no diversificaron o que no lo hicieron con sus excedentes.

Para no dejar desprotegidos a sus seres queridos, tenga usted un buen seguro de vida, pero no los compre en paquete.

Por último, recuerde: más riesgoso que la Bolsa es ¡no estar en ella!

*Juan Musi, director general de Somoza Finamex Inversiones.

[email protected]