codebase="http://download.macromedia.com/pub/shockwave/cabs/flash/swflash.cab#version=7,0,19,0"

width="430" height="317" align="bottom" title="...">

value="https://media.eleconomista.com.mx/contenido/infografias/180510/internet2.swf"

/>

src="https://media.eleconomista.com.mx/contenido/infografias/180510/internet2.swf"

width="430"

height="317" align="center" quality="high"

pluginspage="http://www.macromedia.com/go/getflashplayer"

type="application/x-shockwave-flash">

Basta con darle una hojeadita a algún diario para creerse eso de que Internet es la gran panacea que vino a cambiarnos la vida a TODOS los habitantes del planeta.

Las marcas hablan de fenómenos que dan la sensación de que no hay nadie en esta galaxia que no sepa de las maravillas de la tecnología: iPads, Windows, Kindles, celulares, televisores planas y un largo etcétera

Lo malo de las reflexiones es que suelen romper este tipo de encantos.

A nivel mundial, sólo 30% de la población total del mundo conoce Internet. ¿Lo creería después de leer que Facebook anuncia que tiene 500 millones de usuarios y detectar que quizás usted ya tiene más de 500 amigos en su red? Seguramente no.

Pero quizás lo crea si le digo que para este año habrá 1,800 millones de personas conectadas a Internet en todo el globo, una cifra verdaderamente ridícula si consideramos que en todo el mundo hay alrededor de 5,000 millones de habitantes. (Cifras del Computer Industry Almanac, por cierto)

¿Le suena insólito que 50% de los habitantes de este planeta nunca en su vida han visto una computadora? Quizás. Pero lo es aún más, que toda la riqueza del mundo está concentrada sólo en 5% de la población y en cambio, que 30% viva con un dólar diario.

¿Cómo creer que hay más usuarios web en todo el mundo si para gozar del mundo digital, se necesitan ingresos superiores a los 20 dólares diarios? (Según la ONU).

¿Y México?

Hoy la Asociación Mexicana de Internet (Amipci) dio a conocer que son 30.6 millones de mexicanos los privilegiados que usaron Internet el año pasado, osea 32.5% de la población total del país. Aclara: no es el total de los 107 millones de personas que estamos en México. No. Pues no se toman en cuenta a los menores de 6 años.

El INEGI respondió a este estudio con otras cifras. No son 30 millones. Son 27.2 millones los privilegiados.

Da igual, miles más, miles menos. No importa cuántas empresas de tecnología e Internet vendan aquí sus productos, ni cuántos millones gasten en publicidad, aún somos pocos.

No importan los beneficios de estar en línea , también en México el Internet sigue siendo un tema clasista y elitista: 37% de los usuarios son de clases sociales A, B y C+.

El INEGI reconoce que sí es cuestión de escolaridad (y por tanto, de dinero), pues 75% de quienes usan Internet tienen estudios de licenciatura y 88% de postgrado, en tanto que sólo 11% de quienes tienen menos que la primaria, conocen el web.

Y para qué preocuparse

No pretendo hacer un compendio numérico ni hablar de estadísticas, sólo quisiera recordar lo que un día, allá por 1988, me prometió una profesora de secundaria.

Dijo: Aún no lo saben, pero un invento llamado Internet permitirá que en el año 2000 todos los habitantes del mundo se puedan comunicar entre sí, sin importar la raza, su religión ni su situación económica. Podrán ver los programas de TV que quieran, leer en todos los idiomas, encontrar todos los noticieros. Seguramente será la mejor era de nuestras vidas

Herminia, mi maestra de física, no se equivocó. Internet sí es una maravilla. Pero olvidó considerar que sería sólo privilegio de países e individuos de elite. Y quizás, por rebote, de unos cuantos que hubiéramos tenido el tino de acabar la escuela y de tener un empleo medianamente remunerado.