“Sonrían, ya ganaron”, pide Víctor Hugo Puente —exreportero de TV Azteca y ex coordinador de Comunicación Social del Senado de la República— a los candidatos ganadores de la elección en la delegación Benito Juárez. Pero ni Santiago Taboada, ni Luis Mendoza, ni Christian Von Roehrich se entusiasman con la frase morenista.

“Hoy nos toca festejar”, corta Taboada, quien será el único panista en el Cabildo de la Ciudad de México, cuando se le cuestiona sobre los malos resultados para el PAN en las elecciones locales. Uno de 16 alcaldes. Uno de 40 diputados locales. Y uno de 28 diputados federales en la capital de la República.

El desempeño electoral del Frente por México en la CDMX, no obstante, supera la media nacional. En la Benito Juárez —donde el PAN gobierna desde hace 18 años— Taboada obtendrá 48% de la votación, seis puntos porcentuales más que Von Roerich y Mendoza. Morena emergerá como segunda fuerza en este bastión de la derecha en México, con 33% de la votación.

Nuevo León fue el granero de votos para Ricardo Anaya, junto con Guanajuato, Querétaro y Yucatán. A nivel local, en la entidad regia, tuvieron importantes victorias. Aunque en Monterrey, Felipe de Jesús Cantú apenas saca 1.5% de ventaja al priista Adrián de la Garza; mientras que Pedro Garza sacará dos puntos a la priista Cristina Díaz.

San Nicolás de los Garza y Santa Catarina tendrán gobiernos del PAN —que compitió sin aliados en Nuevo León— aunque sufrirá una dolorosa derrota en San Pedro Garza-García, donde Rebeca Clouthier perdió ante el independiente Miguel Treviño.

Por la fuerza del PAN, el partido lopezobradorista no tendrá senadores de mayoría en Nuevo León y Yucatán, aunque en esa entidad y en Guanajuato, Morena le robó votos.

Adiós a los tradicionales “corredores azules” en la zona metropolitana y en el Bajío. Benito Juárez será la única de las 16 alcaldías de la CDMX que gobernará el blanquiazul con Taboada, quien obtuvo 48% de los votos, 15% más que el ex delegado Fadlala Akabani.

En la zona conurbada, sólo Huixquilucan se tiñó de azul con la reelección de Enrique Vargas del Villar y el triunfo de sus candidatos sólo en dos de los 41 distritos federales y en dos de los 45 distritos locales. El PAN postuló candidatos en siete de los 125 municipios del Estado de México y en el resto fueron abanderados de la coalición que involucró al PAN, al PRD y Movimiento Ciudadano, aunque sólo 27 nominaciones colectivas fueron exitosas. En lo individual, el PAN sólo obtuvo cuatro victorias: en Apaxco, Ixtapan del Oro, Melchor Ocampo y Tonatico.

Al igual que ocurrió en la elección federal, el frente opositor resultó poco exitoso en las competencias locales. Una pésima idea, a juzgar de los resultados para el PAN en Sonora. Ninguna de las principales alcaldías, ni de los distritos locales o federales fue para sus candidatos. En la entidad gobernada por Claudia Pavlovich, 21 de los 22 distritos locales se los llevó Morena, mientras que el abanderado frentista, Antonio Astiazarán, peleaba voto por voto con Sylvana Beltrones por la senaduría de primera minoría.

O en Colima, donde sólo uno de los 16 distritos locales —el VI en Ciudad Cuauhtémoc— será para el PAN, que además se lleva dos (Comala y Cd. Cuauhtémoc) de las 10 alcaldías, mientras que MC se queda con la capital y Villa de Álvarez, dos viejos bastiones del blanquiazul, y el PRI con Minatitlán y Coquimatlán. Las cuatro alcaldías restantes (Armería, Manzanillo, Ixtlahuacán y Tecomán) serán morenistas.

En Guanajuato, el PAN gobernará Celaya, la capital, Irapuato, León, San Miguel de Allende y Silao, pero dejará Morena Comonfort y Salamanca. En Puebla, el PAN deberá entregar la capital y una docena de los municipios más importantes —entre ellos, Cholula, Huejotzingo, Tehuacán, Tezuitlán y Texmelucan— a las fuerzas lopezobradoristas que ganaron 16 distritos locales, por nueve del Frente y uno del PRI.

Ricardo Anaya resultó un lastre, más que un potencionador de votos para el Frente por México. ¿Y el PRD? En la CDMX, su coalición apenas funcionó para ganar las alcaldías de Benito Juárez y Venustiano Carranza. Y en el Estado de México, Ciudad Nezahualcóyotl queda como único bastión perredista. Allí, Juan Hugo de la Rosa se reeligió luego de que hace ocho meses reorientara las prioridades de la agenda de la administración municipal y en campaña apostó por el trabajo en tierra, basado en la microsegmentación, además de un oportuno deslinde del abanderado presidencial que tuvo como daño colateral al exalcalde Juan Zepeda.

En riesgo de perder el registro nacional, los perredistas apelaron a los valores de la izquierda. ADN —la corriente de Zepeda y De la Rosa— contrató al estratega español Aleix Sanmartin, mientras que Nueva Izquierda, de Jesús Ortega y Jesús Zambrano, recurrió a Giselle Pérezblas para encabezar las tareas de recuperación de 40 distritos de alta competencia.

EFECTOS SECUNDARIOS

PEJENOMICS. Luego de que los actores políticos involucrados en el proceso electoral —los candidatos, el consejero presidente del INE y el Ejecutivo federal— reconocieran la victoria de Andrés Manuel López Obrador, el abanderado de Morena envió un mensaje tranquilizador a los mercados financieros, con su promesa de respetar la autonomía del Banxico, la ratificación de Carlos Urzúa y Alfonso Romo como encargados de la entrega-recepción, la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la CDMX en Texcoco y la limitación de su promesa de revisar los contratos generados tras de la reforma energética al caso Odebrecht. El tipo de cambio reaccionó favorablemente pero el entusiasmo pronto podría verse ensombrecido por fortalecimiento del dólares, respecto de las principales monedas del hemisferio. La depreciación del peso ocurre también en Argentina. Y en Brasil, la del real.

Alberto Aguirre

Periodista

Signos vitales

Periodista y columnista de El Economista, autor de Doña Perpetua: el poder y la opulencia de Elba Esther Gordillo. Elba Esther Gordillo contra la SEP.