¿Qué tanto caerá el euro? No se asusten con los pronósticos económicos. Fallan más que las encuestas políticas.

El euro valía 1.39 dólares a mediados del 2014. En las próximas semanas, la divisa europea podría quedar en paridad con el dólar. La cotización al cierre de ayer fue 1.04 dólares por euro. De manera anecdótica, tomen nota de que la jornada del 15 de diciembre registró una revaloración de casi 2% del peso mexicano frente al euro. Esto nunca había pasado.

Hay dos relatos aquí: el del fortalecimiento del dólar y el de la debilidad del euro. Es una historia que no tuvo muchos titulares en el 2016, pero podría tomar mayor relevancia en el 2017. Después de todo, estamos hablando de la moneda más importante del mundo, el dólar. Hablamos también de la crisis del euro, una divisa que nació para quitar protagonismo a la moneda estadounidense.

El dólar se ha revalorado en los últimos dos años. En el 2015, reforzó su papel como moneda refugio en tiempos de volatilidad, a costa de las divisas de los países emergentes. La Reserva Federal hizo su parte al poner fin a siete años de tasas de interés en cero. Esta decisión del banco central estadounidense marcó una distancia frente a los otros bancos centrales de referencia, Japón, Europa y China. La Fed está incrementando las tasas, mientras que todos los demás grandes mantienen una política de tasas cero o negativas. En el mercado de las divisas, esto juega a favor de una revaloración del dólar... o una devaluación de las otras divisas.

El caso del euro amerita una lectura muy cuidadosa. En condiciones normales, una depreciación de 25% en dos años podría interpretarse como una bendición por las ventajas competitivas que ofrece a las exportaciones y el turismo. En el 2014 era frecuente escuchar o leer las quejas de los industriales medianos y pequeños de Europa que hablaban de las desventajas del euro fuerte.

El problema para el euro es que la depreciación es más un síntoma de un malestar que el producto de una estrategia. El deterioro en el valor del euro es la expresión de la crisis del proyecto europeo, alimentada por la inminente salida de Gran Bretaña y las dudas sobre el futuro de Italia, donde el sistema bancario tiene una cartera vencida de 400,000 millones de euros y no puede ser rescatado. En el 2017 habrá elecciones en Francia. El nerviosismo crece, cortesía del Frente Nacional de Marine Le Pen, un partido con una agenda antieuropeísta que encabeza las encuestas.

Los valores mínimos del euro desde el 2003 se producen luego de la decisión de esta semana de la Fed. Lo relevante no son los 25 puntos base (0.25%) de incremento, sino los comentarios de Janet Yellen donde anticipa tres alzas de tasas para el 2017. En contraste, el Banco Central Europeo ha mandado la señal de que no subirá las tasas el año próximo. La prioridad del BCE es mantener la política de estímulos para revivir la economía europea, atrapada en un crecimiento anémico.

¿Qué tan bajo caerá el euro? Los analistas del banco Société Générale de Francia calculan que tocará el 1 por dólar en el primer trimestre del año y luego reflotará hasta el 1.10 por dólar. El optimismo de este grupo francés contrasta con aquellos que piensan que en el 2017 empatará los mínimos que tuvo en octubre del año 2000, cuando llegó a cotizar en 0.83 euros por dólar. No se asusten con los pronósticos económicos. Fallan más que las encuestas políticas.

[email protected]