Como se anticipaba, el anuncio que hizo ayer el presidente para enfrentar la crisis económica siguió el guión de lo que había señalado en días anteriores: cero endeudamiento adicional, líneas de crédito a través de Nafin a muy pequeñas empresas, más recursos a sus programas sociales, ningún apoyo fiscal a las empresas y a sus empleados y la prosecución de sus tres obras insignia, más recursos a Pemex, incluyendo la refinería, el aeropuerto y el trenecito. Por lo anunciado, es claro que no parece entender la magnitud de la crisis y sus implicaciones sobre el nivel de bienestar de millones de familias.

Aunque el presidente la minimice, la crisis es indudable y es aquí donde resalta el papel que tendría que jugar el gobierno con una política fiscal, monetaria y crediticia contracíclica. De lo que se trata es de atenuar la caída y aminorar el daño sobre el empleo y el ingreso y bienestar familiar. Sin embargo, él no lo entiende así y el costo de sólo hacer lo que señalé en el primer párrafo va a ser alto. El presidente insistió en no más deuda y más austeridad pública, una política fiscal procíclica que tenderá a profundizar la crisis, más aún cuando como resultado de la parálisis de gran parte de la actividad económica la recaudación tributaria va a caer, tanto del ISR como del IVA. Sin incurrir en un endeudamiento público neto, utilizando las líneas de crédito de instituciones multilaterales (FMI, Banco Mundial y BID), una caída de ingresos obligaría a reducir aún más el gasto gubernamental, introduciendo mayores presiones recesivas sobre la economía.

Agradeció a los empresarios, quienes, con responsabilidad social, han detenido su actividad productiva manteniendo el empleo y los salarios, pero en su discurso señaló que no habría ningún apoyo fiscal. Quizás algunas empresas, las grandes y algunas medianas que tengan una reserva de recursos en activos líquidos de corto plazo o acceso a línea de crédito (capital de trabajo), lo puedan hacer por algún tiempo, pero la mayor parte de las empresas, particularmente las pequeñas y microempresas, no tienen ese margen. Estas últimas, al enfrentar una caída significativa en la demanda que enfrentan por el bien o servicio que producen y ofrecen, sin ningún tipo de apoyo fiscal o crediticio se verán forzadas a reducir su plantilla laboral y, peor aún, si la recesión se magnifica y se extiende por un largo periodo, muchas de estas empresas simplemente quebrarán.

El presidente no parece entender que apoyar fiscalmente a las empresas mediante una postergación en el pago de impuestos y en las contribuciones patronales al IMSS (financiándolo transitoriamente con deuda) es la manera de apoyar el empleo y el ingreso de los trabajadores. Una recesión como la que vamos a experimentar significa, como sucedió en las recesiones pasadas de 1995 y del 2009, una caída del empleo formal, mayor informalidad laboral y mayor pobreza. Mencionó que en los próximos nueve meses se crearán 2 millones de empleos, 7,400 diarios; ni soñando. Mayor bienestar se deriva, principalmente, de mayores tasas de crecimiento y empleo formal; eso no lo capta y prefiere otorgar transferencias corrientes a grupos muy particulares.

Con la recesión que se experimentará en el mundo, que en el escenario más optimista no dure más de cuatro a seis meses, la decisión de instrumentar aquí una política fiscal procíclica, a contracorriente de lo que se está haciendo en el resto del mundo, sólo acelerará y profundizará la caída del PIB y del empleo. ¿Cuánto? No sé, pero no hay razones para el optimismo.

Isaac Katz

Economista y profesor

Punto de vista

Caballero de la Orden Nacional del Mérito de la República Francesa. Medalla al Mérito Profesional, Ex-ITAM.