Andrés Manuel López Obrador cumplió su palabra, aunque soslayó la literalidad: no se irá a La Chingada -su finca ubicada a un costado de la zona arqueológica de Palenque, herencia de su madre-, pero si pondrá fin a 23 años de militancia perredista.

¡Al diablo con las tribus del sol azteca! El político tabasqueño llenó la plancha de la Plaza de la Constitución, en una exégesis perfecta de la ruta que acaba de anunciar: mejor solo... Adiós a los chuchos, a los amalios y a todos aquellos que dentro de las izquierdas se asumían como socialdemócratas .

Unos y otros dicen que esta separación no es ruptura y que ocurre en los mejores términos. La incorrección verbal de Jesús Ortega -quien en la víspera del anuncio de AMLO llegó a decir que su deserción de las filas perredianas terminarían con la esquizofrenia que capturaba al partido- demuestran lo contrario.

Les di lo mejor de mí y los representé con entrega y dignidad , indicó López Obrador en su despedida del PRD, estamos a mano y en paz . Y dejó abierta la puerta para futuras alianzas.

Este divorcio en el seno del Movimiento Progresista -extinto, para efectos prácticos- no significa necesariamente el nacimiento de un nuevo partido político, aunque el camino trazado por los lopez-obradoristas tiene esa meta. Y un precario umbral de tiempo: a mediados de esta misma semana deberán realizarse los congresos distritales de las bases del Movimiento de Regeneración Nacional en los 300 distritos electorales y durante octubre, los 32 congresos estatales.

El 20 de noviembre, en el seno de un Congreso Nacional donde se elegirá a la primera directiva del movimiento, tendría lugar la conformación del nuevo partido político... y queda la duda si en esta etapa notificarán al Instituto Federal Electoral, para que sus verificadores den cuenta de la validez de esas asambleas o cumplirán con los tiempos legales.

Y es que conforme a lo establecido por el artículo 28, párrafo 1, del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales, para constituir un partido político nacional, la organización interesada notificará ese propósito al Instituto Federal Electoral en el mes de enero del año siguiente al de la elección, ergo: el próximo periodo para solicitar el referido registro correrá del 1 al 31 de enero del 2013.

La consolidación del llamado Frente Amplio de las Izquierdas en la Cámara de Diputados y el Senado de la República igualmente queda en suspenso, particularmente porque se espera que a lo largo de las próximas semanas, un cúmulo de legisladores abandone las filas del sol azteca para seguir a López Obrador.

Tampoco queda claro si erección de la cúpula de esta nueva formación política será solidaria con el plan de resistencia civil que se ha activado, para rechazar la imposición de Enrique Peña Nieto como Presidente de México.

La desobediencia civil no se contrapone con el renacimiento político de López Obrador. De hecho, justo de allí abrevará adeptos y banderas para el partido en ciernes. Nunca habíamos sido tantos los mexicanos organizados , resumió el escritor Paco Ignacio Taibo II, uno de los intelectuales más activos de la causa lopezobradorista, Y de la derrota, se está levantando la organización de resistencia popular más grande .

Taibo, igual que la actriz Jesusa Rodríguez y el cineasta Epigmenio Ibarra o los empresarios Alfonso Romo y Miguel Torruco, ha dejado sentir que estarán en la nueva formación política. Los tiempos definitorios han llegado a muchos perredistas. Algunos, como el senador Alejandro Encinas o el gobernador electo de Tabasco, Arturo Núñez Jiménez, ayer estuvieron al lado de López Obrador, lo mismo que Martí Batres o Rosario Ibarra de Piedra... Otros radicales, como Gerardo Fernández Noroña, hicieron acto de presencia. Si los vítores en la plaza pública son un aplausómetro confiable, el exdiputado petista deberá ser admitido sin reservas ni dilaciones.

Al decir adiós al PRD, López Obrador decidió avanzar por una ruta distinta a la de las burocracias de los partidos izquierdistas; cree que no tienen remedio -sin duda-, pero sobre todo porque no está dispuesto a dialogar con el próximo gobierno federal y, mucho menos, a establecer alianzas con el PAN en las que sean postulados políticos que no son afines a su causa.

El cambio verdadero estructural, la transformación de profundis de México -según AMLO- necesita de nuevos partidos y de un proyecto de largo plazo. Ahora, en las urnas quedará aclarado si el caudillo o el aparato burocrático valían más.

EFECTOS SECUNDARIOS

ACTIVOS. Menos parco, pero igual de efectivo, el general secretario Guillermo Galván Galván cierra el sexenio a tambor batiente. El pasado fin de semana estuvo en Zacatecas, donde inauguró con el gobernador Miguel Alonso la base del 97 Batallón de Infantería, en Fresnillo, y después en Puebla, para la ceremonia conmemorativa del sesquicentenario del fallecimiento del General Ignacio Zaragoza, a la que el subsecretario de Gobernación, Obdulio Ávila Mayo, acudió con la representación presidencial. En la angelópolis, el titular de la Sedena inauguró el Museo Interactivo de la Batalla de Puebla, donde el director de administración de la dependencia, Miguel Ángel García Ochoa, pudo lucirse.