El presidente se ausentará de uno de los eventos geopolíticos fundamentales en el siglo XXI.

El G20 de Osaka no es una materia optativa de estudiantes de Relaciones Internacionales ni un reto ramplón de acumulación de millas en una tarjeta de alguna línea aérea.

Donald Trump tendrá reuniones bilaterales con Macron, Merkel, Erdogan, Modi, Abe, Morrison, Putin, Xi y Bin Salman.

Macri viajará en avión comercial de Air France para reunirse con Rute, Trudeau, Putin, Sánchez y Xi.

Encuentro estelar entre Trudeau y Xi Jinping para remover el conflicto del caso Huawei.

Encuentro esperado entre May y Putin para descongelar relaciones tras el caso del envenenamiento de Skripal.

Encuentro necesario: Putin-Trump.

Tema geopolítico del encuentro: Irán.

Merkel, Macron, Putin, May y Xi en defensa del acuerdo nuclear firmado por Obama en el 2015 y desmantelado por Trump en la actualidad. El grupo de los cinco frente a Trump, Netanyahu y Salman.

El personaje que apestará a muerto es el príncipe heredero Mohammed bin Salman, el grotesco autor de la muerte de Khashoggi según la ONU y filtraciones de la CIA a The Washington Post.

Otra vez, los aranceles como vector que atravesará Osaka para hacerle entender a Trump que la estrategia Bannon, nacionalismo económico, terminará por afectar a los estadounidenses. ¡Correcto! Dirán. Que pase el presidente mexicano para exponer la amenaza que recibió por parte de Estados Unidos. Silencio profundo. El presidente López Obrador se quedó en Palacio Nacional.

En el G20 se hablará, y mucho, sobre la correlación favorita de Trump: sanciones a través del comercio en lugar de: desarrollo a través del comercio.

Modi viaja a Japón llevando entre sus manos el tema de la peor crisis que ha enfrentado: sequía. Quedándose en su oficina no resolvería nada. Yendo a Osaka integra el tema a la agenda global. En efecto, en Karnataka las escuelas ya no abren sus puertas por la sequía.

Por algunas horas, misiles estadounidenses ya calentaban motores para incrustarse en Teherán. John Bolton aplaudía sin pudor alguno. Netanyahu lo haría en silencio. Los sauditas, igual. Escenario inmejorable para superar el infarto inducido por el príncipe heredero al asesinar al periodista Khashoggi en un consulado en Turquía.

Por algunas horas Juan Guaidó y Leopoldo López pensaron que el golpe contra Maduro sería irreversible. Era la madrugada del 30 abril.

Macri hablará con Trudeau sobre el tema. Pedro Sánchez, también. En efecto, en Osaka también se hablará de la crisis venezolana.

España no forma parte del G20, pero es considerado como invitado permanente. No sería difícil que el presidente mexicano le ceda la silla permanente a España para salir corriendo de lo que López Obrador vincula con el neoliberalismo y, por ende, con el expresidente Salinas.

Lo hemos visto. Funcionarios como el subsecretario de Relaciones Exteriores para América Latina y el Caribe, Maximiliano Reyes, llevando a Twitter sus preferencias por el narcotraficante Chapo Guzmán sobre el empresario y dueño del ITAM, Alberto Bailleres.

Así es el México de la 4T.

@faustopretelin

FaustoPretelin

Consultor, académico, editor

Globali... ¿qué?

Fue profesor investigador en el departamento de Estudios Internacionales del ITAM, publicó el libro Referéndum Twitter y fue editor y colaborador en diversos periódicos como 24 Horas, El Universal, Milenio. Ha publicado en revistas como Foreign Affairs, Le Monde Diplomatique, Life&Style, Chilango y Revuelta. Actualmente es editor y columnista en El Economista.