El día de ayer, el pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) inició la discusión en torno de la contradicción de tesis relativa a la procedencia de la suspensión en juicios de amparo contra resoluciones de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) por las que se determinan tarifas de interconexión entre dos operadores. Este es un tema que, por su relevancia para el bienestar de los consumidores, hemos venido abordando en este espacio, así como lo han hecho otros en este y otros diarios.

Tuve oportunidad de ver buena porción del debate que se dio ayer entre los ministros. De la parte medular, se pudo observar lo que, en mi opinión, serán las posiciones que los ministros asumirán en esta discusión. Por un lado, está la que esbozó el ministro ponente José Fernando Franco, quien de manera muy llana reduce la discusión de la procedencia de la suspensión a que si las reducciones a la tarifa de interconexión trascienden de manera directa y automáticamente a la colectividad. Al respecto, el ministro Franco afirma que no y, en consecuencia, que al otorgar la suspensión no se afecta el interés público.

Su enfoque es, desde luego, demasiado limitado. Afirma que una reducción en las tarifas de interconexión no necesariamente se refleja en forma directa y automática en las tarifas que pagan los usuarios. Puesto así, es evidente que el Ministro no tiene claro –y no está obligado a ello– cómo funciona un mercado regulado como el de las telecomunicaciones. Sin embargo, sí estaría obligado a hacerse llegar opiniones de especialistas en la materia.

Por la forma en que expuso el tema, se aprecia que no lo hizo o lo hizo en forma por demás limitada.

En el otro extremo del debate, el ministro Luis María Aguilar abordó el tema desde un enfoque más completo, en el que no sólo pone en la mira el efecto directo de las resoluciones de la Cofetel sobre las tarifas de los usuarios, sino que también toma en consideración el mandato que el Legislativo impuso al órgano regulador de las telecomunicaciones al requerirle promover y vigilar la eficiente interconexión de las redes públicas de telecomunicaciones. Para empezar, argumentó que el tema no puede enfocarse únicamente a si la resolución de Cofetel sobre tarifas de interconexión incidirá directamente sobre la fijación de las tarifas a los consumidores que, de hecho, las tarifas de interconexión tienen que ver con todo un sistema legal previsto para lograr las mejores condiciones de servicio para los usuarios.

De las posturas antes citadas, se desprende de manera muy sintética la visión que hay en México sobre la regulación del sector telecomunicaciones. Es decir, por un lado, la postura del ministro Franco refleja la visión de aquellos que piensan que el sector telecomunicaciones funciona en competencia y que un puñado de disposiciones legales y criterios son suficientes para que funcione de manera eficaz. Por el contrario, la postura del ministro Aguilar refleja la visión de quienes tienen claro que el sector telecomunicaciones no funciona como cualquier otro mercado en competencia y que, por tanto, la actuación del órgano regulador –institución creada por cierto para subsanar las fallas del mercado- y sus resoluciones no deben analizarse en forma aislada o simple, sino en el contexto del desarrollo eficiente del sector que, entre otras cosas, debe poner por delante el bienestar de los consumidores.

La primera representa la visión que ha propiciado un mercado altamente concentrado, la que ha incentivado la promoción de cientos de juicios de amparo que retrasan la llegada de diversos beneficios a los mexicanos y que tristemente ha resultado en que millones de compatriotas aún no tengan acceso a servicios modernos a precios comparables con muchos otros países. La segunda representa la visión que tanta falta le ha hecho a nuestro país en este sector. La que no omite el bienestar de los consumidores en el análisis y la toma de decisiones.

No hay dudad alguna de que la discusión, que continuará el día de hoy en el pleno de la SCJN, y el resultado de la votación que se dé en este tema tendrán una enorme trascendencia para el presente y futuro del sector telecomunicaciones en nuestro país.

* El autor es Diputado Federal, Secretario de la Comisión de Comunicaciones.