A la región que forman los estados de Ohio, Indiana, Illinois, Iowa, Nebraska y sus estados circundantes se le conoce como el Cinturón del Maíz, debido a que desde su introducción a mediados del siglo XIX, el maíz ha sido el cultivo predominante en la región. En el 2009, el Cinturón del Maíz produjo 36.7% del cereal a nivel mundial, con lo que se puede decir que es la principal zona maicera del mundo y su desempeño es determinante en la oferta mundial del grano.

En este sentido, es necesario recordar que el volumen de producción depende de la superficie sembrada y la productividad y ambos factores son fuertemente influidos por las expectativas climatológicas.

Es decir, ante previsiones de mejores condiciones de temperatura y humedad se incrementa la superficie sembrada, siempre que la relación entre ingreso total y costo total supere la unidad.

Para este año, la proyección de costos del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por su sigla en inglés) prevé que la relación beneficio/costo del maíz será cercana a 1.22, nivel similar al del año anterior cuando se sembró la segunda mayor superficie desde 1944.

Así, el productor sabe que para maximizar utilidades en el corto plazo no es suficiente aplicar tecnología o insumos de calidad.

Adicionalmente, puede lograr mayores ganancias tanto por economías de escala alcanzadas en la siembra de mayores superficies, como por mejores condiciones climáticas que se presenten durante el desarrollo del cultivo.

Dado lo anterior, resulta de especial importancia el hecho de que la ventana de oportunidad para realizar una siembra efectiva es relativamente reducida.

Lo anterior, toda vez que se cuenta con tan sólo los primeros 24 días de mayo para sembrar 80% de la superficie en el Cinturón del Maíz.

Esta ventana permite estar en condiciones de cosechar a más tardar los primeros días de noviembre y evitar riesgos de pérdidas por heladas y nevadas tempranas.

Es así como el productor reconoce un buen año para la producción cuando las lluvias de mayo son suficientes como para sembrar a tiempo.

Éste es el caso para el presente año, en el que el ciclo de lluvias se ha adelantado y las siembras reportaron 71.5% de avance en la primera semana de mayo pasado, cuando lo usual sería 53.7 por ciento.

De esta manera, se tiene inicio del cultivo alentador que permite prever la mayor producción de maíz en la historia de Estados Unidos.

*Marco Antonio Cabello Villarreal es especialista de la Dirección de Análisis Económico y Sectorial de FIRA. La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]