El mercado de la bebida más popular del mundo, el café, continúa mostrando un dinamismo sobresaliente. En el 2011, el consumo y el comercio mundial del aromático alcanzaron niveles récord, en tanto que sus precios fueron los más altos en 34 años.

Para el ciclo cafetalero 2011/12, que actualmente está en curso en todos los países exportadores, se prevé una producción de 7.85 millones de toneladas de café verde, es decir, una disminución de 2.4% anual. Lo anterior, de acuerdo con la Organización Internacional del Café (ICO, por su sigla en inglés).

Brasil, el principal productor mundial, reportaría una reducción en su oferta de 9.6%, ya que fue un ciclo bienal de baja producción que caracteriza el cultivo de la variedad arábiga.

En Colombia, fuertes lluvias, tras una prolongada sequía, favorecieron la propagación de la broca y la roya del café con un impacto negativo, por lo cual es probable que la producción colombiana sea débil por cuarto año consecutivo.

En tanto, en México y Centroamérica se prevé una producción 5.6% menor que en el 2010/11.

Por otra parte, estimaciones preliminares de la ICO indican que el consumo global de café en el 2011 fue 8.2 millones de toneladas de café verde, es decir, 1.1% mayor que en el 2010.

El aumento en la demanda del aromático se atribuye al mayor consumo en los mercados emergentes y en los países exportadores, así como a la robustez que su demanda ha mantenido en los mercados tradicionales durante los periodos de crisis económica.

Como resultado del ajustado balance entre la oferta y la demanda, el precio indicativo compuesto del café de la ICO durante el 2011 fue el más alto desde 1977, al ubicarse en 4,638 dólares por tonelada, un incremento de 42.9% con relación al 2010.

Los altos precios en el 2011 estimularon un mayor volumen de exportaciones, que alcanzaron 6.2 millones de toneladas, 7.4% mayor a tasa anual y su nivel más alto desde que se tiene registro. Por lo anterior, se redujeron las existencias en muchos países exportadores, mientras que los inventarios en los países importadores aumentaron.

Así, los factores fundamentales del mercado siguen favoreciendo precios firmes, sobre todo en vista del consumo mundial que impulsa las ventas de uno de los commodities agrícolas más comercializados.

*Darío Gaucín es especialista en la Subdirección de Investigación Económica de FIRA. La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA. [email protected]