A pesar de los devastadores efectos que el prolongado periodo de sequía y altas temperaturas tuvo en la producción mundial de alimentos durante el 2012, el precio de los alimentos se muestra contenido, ante avances favorables en la disponibilidad en todos los grupos.

Durante noviembre del 2012, el índice de alimentos de la FAO, que comprende una canasta de 55 productos alimenticios y commodities agrícolas, se situó en 211 puntos, lo que representa el nivel más bajo desde junio del 2012. En relación a octubre, el índice cayó 1.5% y respecto del mismo mes del año anterior la disminución fue de 2.5 por ciento.

Así, de los cinco componentes (lácteos, carnes, granos, azúcar, grasas y aceites), el subíndice de lácteos fue el único grupo que presentó una variación positiva al incrementarse 0.5 por ciento.

Lo anterior ante tendencia alcista que el grupo presentó desde mediados de año, debido una evolución favorable en la demanda mundial, pero, particularmente, por un descenso en la disponibilidad de los productos, dado el encarecimiento de los insumos para su producción, granos principalmente.

Por otro lado, los cuatro grupos restantes muestran descensos. El subíndice de azúcar es el que mayor caída presentó ante la disponibilidad del dulce y el avance en la zafra brasileña.

Las perspectivas que presenta el mercado azucarero brasileño se traducirán en mayores exportaciones para el ciclo 2012/13 y una mayor disponibilidad mundial.

El grupo de cereales, a pesar de ser afectado por los incrementos en los precios de maíz, trigo y soya, presentó un descenso en su cotización.

El subíndice mostró una reducción, en noviembre, que se relaciona con la disponibilidad de arroz para exportación.

Además, los precios internacionales del trigo decrecieron, derivado de la eliminación de la propuesta de Ucrania por restringir exportaciones, ante afectaciones domésticas por el periodo de sequía. En tanto, el maíz continúa subiendo ante temores de afectaciones en la producción sudamericana.

Por su parte, el índice de carnes se ubicó prácticamente en el mismo nivel al presentado el mes anterior. En comparación con lo registrado un año atrás, los precios de las carnes se ubicaron 3.5% por debajo.

Ello a pesar de que los aumentos en los insumos para la producción, principalmente los precios de los granos forrajeros, se traducen en márgenes más reducidos para los productores.

Finalmente, considerando la evolución en la disponibilidad de los grupos azúcar y aceites, y la disminución en las presiones en el grupo de cereales, se podría esperar que los precios mundiales de los alimentos cierren este año en un nivel similar al observado al comienzo de este año.?

*José Renato Navarrete Pérez es especialista de la Subdirección de Investigación Económica. La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]