Desde que se implementó el sistema de cuentas individualizadas para el retiro se ha arrastrado el mismo problema: el porcentaje de ahorro obligatorio es muy bajo. Pero durante cinco sexenios se ha ignorado esta situación, porque la bomba explotaría hasta que se jubilara la primera generación de trabajadores con afore y esa generación está por llegar.

No es un problema del modelo, no es un tema de comisiones o de rendimientos. Simplemente, en su diseño original el gobierno de Zedillo no buscó establecer un porcentaje de ahorro suficiente, con el pretexto de la crisis del 95.

Y los gobiernos de Fox, Calderón y Peña dejaron pasar la bomba de tiempo a la siguiente administración y decidieron no meterse en problemas políticos elevando el ahorro obligatorio.

Pero al grave problema del ahorro para el retiro le ocurre lo mismo que a Petróleos Mexicanos: las anteriores administraciones le heredaron al gobierno de Andrés Manuel López Obrador un enorme problema que no se atrevieron a resolver... y este gobierno tomó la decisión de agravar los problemas existentes.

La desgracia de Pemex se presenta sola. La dejaron con alfileres y la 4T no solo se los quita, sino que empuja a la empresa al vacío.

Con el ahorro para el retiro puede suceder lo mismo. Un sistema herido por la indiferencia y el cálculo político de los sexenios pasados, puede acabar por sucumbir ante las ideas arcaicas del actual gobierno.

Nada se hace sin que lo sepa el presidente, dice el presidente. Y aquella idea que sale de las filas de su partido, Morena, de unificar las cuentas de ahorro de las afore en una sola bolsa en el Banco del Bienestar fue mucho más que una trasnochada travesura de algún diputado.

Quien se pregunte para qué quieren construir tantas sucursales del banco de la 4T, aquí pueden tener una pista.

La iniciativa, también del partido del presidente, de arrancar con más facilidad un pedazo del ahorro para el retiro para sortear la actual crisis económica, de entrada, llega tarde.

Pero más allá de los tiempos, la jugada política es tratar de paliar lo que no hizo este gobierno al dejar solos a su suerte a los trabajadores. En muchos países, sobre todo en los que tienen gobiernos de izquierda, la primera acción fue respaldar a los que perderían el salario por la pandemia.

En México no se hizo y ahora buscan facilitar las cosas para que los trabajadores se rasquen con sus propias uñas del ahorro para el retiro.

Y, claro, los bienes son para remediar los males. No estaría mal esta iniciativa si no fuera por el hecho de que con ello se va a minar mucho más el monto disponible para tener un retiro digno de millones de trabajadores, sobre todo los que menos ingreso tienen.

Con la valentía con la que Morena quiere paliar la crisis económica de los trabajadores formales, poniendo disponible su propio dinero, así deberían proponer un aumento en el monto del ahorro obligatorio del sistema de cuentas individuales y privadas tal como hoy lo conocemos.

Enrique Campos Suárez

Conductor de Noticieros Televisa

La Gran Depresión

Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Nacional Autónoma de México, con especialidad en finanzas por el Instituto Tecnológico Autónomo de México y maestro en Periodismo por la Universidad Anáhuac.

Su trayectoria profesional ha estado dedicada a diferentes medios. Actualmente es columnista del diario El Economista y conductor de noticieros en Televisa. Es titular del espacio noticioso de las 14 horas en Foro TV.

Es un especialista en temas económico-financieros con más de 25 años de experiencia como comentarista y conductor en radio y televisión. Ha formado parte de empresas como Radio Programas de México, donde participó en la radio empresarial VIP. También formó parte del equipo directivo y de talento de Radio Fórmula.