El Departamento de Agricultura de Estados Unidos estimó los inventarios finales de maíz a nivel mundial para el ciclo 20/21 en 286.53 millones de toneladas, cuando el consenso del mercado tenía la expectativa de que fueran 280 millones

Pues finalmente el reporte sobre oferta y demanda emitido por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) el pasado martes, no cumplió con las expectativas que tenía el consenso del mercado y de inmediato los fondos (especuladores) activaron las órdenes de venta para tomar parte de sus utilidades y disminuir parcialmente sus posiciones compradoras en el mercado.

El mismo martes había iniciado la sesión de operación con ganancias en el maíz, pero en cuanto se dio a conocer el reporte, los fondos empezaron a recoger sus canicas y al final cerramos en rojo con fuertes caídas en el maíz, retrocesos magros en trigo y la soya con alzas importantes.

Al día siguiente, y dado que se habían traspasado niveles de precios que los fondos consideraban clave, el mercado aceleró sus pérdidas y el maíz en los últimos momentos de la sesión llego a perder casi 25 centavos/bushel, que en idioma humano equivale a casi 9.84 dólares/tonelada en el contrato más cercano que es el de marzo. De haber llegado a caer a ese nivel, el mercado se hubiera encontrado en lo que se conoce como “Limite abajo”, o sea, que la Bolsa hubiera suspendido su negociación por las fuertes pérdidas.

En resumen, el maíz a julio inició la semana en niveles de 215.73 dólares/tonelada y cerró en 206.97 dólares, es decir, tuvo una pérdida de 8.76 dólares/tonelada equivalente a un retroceso del 4.06 por ciento.

Y es que el USDA estimó los inventarios finales de maíz a nivel mundial para el ciclo 20/21 en 286.53 millones de toneladas, cuando el consenso del mercado tenía la expectativa de que fueran del orden del 280 millones. De hecho, no solamente se encontraron por arriba de la expectativa, sino también por encima de los inventarios estimados del mes pasado que fueron de 283.80 millones.

A nivel Estados Unidos, el USDA no tocó nada, salvo el estimado de exportaciones, el cual solo incrementó en 1.27 millones de toneladas para ubicarlas en 66.04 millones, rubro en el que los fondos consideran que el USDA subestimo y que dicho número debería de haber sido muy superior considerando la fuerte demanda de China.

Con base en lo anterior, el USDA le recortó a la expectativa de los inventarios finales los mismos 1.27 millones de toneladas para quedar en 38.13 millones, versus los 35.10 millones que el mercado había calculado.

Y finalmente para aderezar la decepción de los participantes del mercado, y a pesar de los problemas climatológicos que se han presentado en Sudamérica, el USDA no solo no recortó las expectativas de producción de maíz en Brasil y Argentina, sino que las subió en 700,000 toneladas a cada uno, para quedar en 109 y 47.50 millones de toneladas, respectivamente.

El jueves, el mercado se tomó un respiro de las fuertes bajas que había tenido los dos días anteriores gracias al reporte de exportaciones semanales que emite el mismo USDA, en el cual mostró que el dato para maíz fue de 1.44 millones de toneladas, cuando se esperaba que estuvieran en un rango de entre 800,000 y 1.4 millones de toneladas. Con esto, los fondos se animaron y logramos cerrar la sesión con ganancias moderadas en maíz.

Finalmente el viernes, el mercado cerró de nueva cuenta a la baja en una sesión sin mucho volumen debido al feriado en China por el año nuevo que durará una semana.

Sin China en el escenario y ante la decepción de los fondos sobre el reporte del USDA, podríamos ver de nueva cuenta los precios bajar en los próximos días.

La pregunta que todos se formulan es si estaremos ante un cambio de tendencia y si las alzas en el maíz habrán llegado a su fin. La verdad es que el balance del grano esta apretado y estamos en las manos de los chinos y los fondos. Si dejan de comprar los primeros, los segundos pueden decidir hacer lo propio y acelerar su salida del mercado.

Por lo pronto, todavía hay excelentes precios para que los agricultores de nuestro país tomen sus coberturas. No esperen más.

aga@gamaa.com.mx