La estabilidad financiera ha adquirido un interés creciente para los bancos centrales. El Banxico inició desde el 2007 la publicación de un exhaustivo reporte sobre el sistema, su estabilidad y sus riesgos. El último se dio a conocer el 12 de junio. Como es un documento técnico, no recibió tanta difusión. Además de su calidad, presenta de manera pormenorizada la situación completa de nuestro sistema financiero y los riesgos más inmediatos.

Destaco tres temas y una omisión. El reporte da a conocer las pruebas de estrés que se efectuaron para todas las instituciones bancarias bajo cuatro escenarios: a) contracción de la demanda agregada; b) afectación de las calificaciones crediticias; c) afectación de la relación comercial con América del Norte, y d) escenarios adversos históricos. La metodología consistió en efectuar 2,000 simulaciones por escenario y se utilizó un horizonte de tres años. Es importante destacar que los escenarios de estrés simulados no se asocian con una probabilidad de ocurrencia. Los ejercicios concluyen que “en términos generales, los resultados sugieren que el sistema bancario se encuentra en condiciones de solidez para enfrentar eventos adversos”. No es una conclusión menor.

Otro tema es el de las empresas fintech. El Banxico reconoce que son una innovación, pues generan la posibilidad de reducir los costos en la provisión de servicios, disminuir las barreras de entrada y fomentar mayor competencia. Pero advierte que plantean importantes temas sobre la competencia, la inclusión financiera, la protección de datos, así como la respuesta y adecuación regulatoria.

Finalmente, sobre los activos virtuales, el Banxico menciona que si bien se debe permitir el uso de tecnologías innovadoras, son un reto regulatorio que presenta muchos riesgos. Entre ellos, volatilidad extrema en su precio y uso potencial para lavado de dinero. Por ello, considera que en este momento no es conveniente su adopción generalizada en el país.

Si acaso puede mencionarse una omisión en el reporte, es que hubiese sido de interés incluir un análisis sobre el estado actual de las comisiones bancarias. Es un tema que seguramente revivirá, pues es del interés particular del senador Monreal. Entre las conclusiones, el Banxico reitera lo que ya ha expresado varias veces: los deterioros en la calificación crediticia soberana y de Pemex son un importante factor de riesgo que debe ser atendido. Nos dice: “Dada la relevancia de Pemex para la economía, las finanzas públicas y el sistema financiero y, considerando las reducciones recientes en su calificación, es necesario reforzar su calidad crediticia”. Ante los retos que se enfrentan, es fundamental preservar y perseverar en la estabilidad financiera para mantener la confianza. Hasta ahora, la SHCP se ha comprometido con ello, es importante que no ceda en ese objetivo.