Tuvo que ser la primera mujer que ocupa en más de 100 años el cargo de la Procuraduría General de la República (PGR), Marisela Morales Ibáñez quien puso orden en la inauguración en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas en la XXV Asamblea Plenaria de la Conferencia Nacional de Procuración de Justicia, celebrada en Tuxtla Gutiérrez.

¿Qué decía el recado? que envió la abogada de la nación a José Francisco Blake Mora a manos de su particular’’ en una tarjeta porque no dejaba de hablar, dando datos, ofreciendo dinero y apoyo a los 31 Procuradores con tal que certifiquen a quiénes integrarán las Unidades Especializadas en Combate al Delito de Secuestro (UECS).

Eso sí ¿quién sabe?

Lo que si atestiguamos en Tuxtla Gutiérrez, es que Chiapas sigue la magia que sólo Rosario Castellanos ha podido describir de los ladinos’’ y patente de cómo son las castas en esta entidad o ¿fue? El Pumpo’’, una bebida tradicional mezclada con piña, vodka, ron y otras yerbas, que pudieron afectar al gobernador Juan Sabines Guerrero y Blake Mora.

El procurador local Raciel López Salazar, empezó con la dulzura, hizo ruborizar a Morales Ibáñez y sonreír abiertamente a Blake Mora. Siguió el turno del Gobernador, que sonriente y esa mirada tipo Carlos Salinas de Gortari, con que observaba desde hace casi cuatro años y seis meses a su excontrincante y antecesor del cargo: Pablo Salazar Mendiguchía que encarceló horas previas a la reunión.

¿Qué hizo? Copio a su procurador para coquetear con Marisela Morales y luego se aventó con toda dulzura a Blake Mora, recordando las veces que éste ha visitado la entidad, pero no como un cuenta chiles, sino derramando sentimientos fraternales, aunque desvariaba, repetía y volvía a la misma idea.

Ahí lanzó una frase con destinatario: Pablo Salazar a quien 24 horas antes todo mundo vio por televisión, escucho en radio o leyó en los diarios que había sido detenido por nada más hacerse rico a costa de los chiapanecos, lo que es una constante, no de hoy sino histórico como lo escribió nuestra gran escritora, Rosario Castellanos.

Que quienes cometen delitos sean castigados y que no haya impunidad para quienes amenazan su vida y patrimonio ’’ lanzó al aire Juan Sabines, que no tiene ni pizca de su tío, el autor de Los Amorosos’’ el último de los grandes: Don Jaime Sabines. Todo mundo sabía a quién iba la flor. Y de ahí para el real, pues haber que entendían.

Toco turno a la Procuradora. Se aventó fuerte y duro. Hablo sobre lo que se requiere y que todos tienen que entrarle. Salió ilesa, no ilusa.

Luego Blake Mora puso sus hojas en el pódium, leyó. Paro y desvarió. Todo iba bien. Hasta que dijo se había reunido previamente con los que estaban en la tribuna.

Entonces fue cuando se pensó. ¡Esos cuates tienen varios Pombos encima!

Que no tiene nada de malo. Es un placer que en Tuxtla se paga con 10,000 pesos de multa o tres días de arresto. Es más baratísimo en el Distrito Federal y nos quejamos de los perredistas pues.

Estaba Blake Mora tan entrado en su rollo, cuando Marisela Morales llamó a su brazo derecho. Otra mujer, claro. Se hablaron al oído. Escribió una tarjeta –hechos comunes en estos eventos- la emisaria titubeo, pero la entrego. El Secretario de Gobernación ni la peló. Desespero a los comunicadores y mejor corto, no sin oír reproches con un

¡HAAAA! o ¡Ummm!

Y de paso arengó a Isabel Miranda de Wallace, la fundadora de Alto al Secuestro’’ para que dijera algo. No logró atraer la atención ya todos estaban hasta el gorro. Hasta aquellos que les pagan para ir a ese tipo de espectáculos.

COMMODATO

Lo único claro que quedó es que ha casi tres años de la faustuosa firma del Acuerdo por la Tan Tan Tan casi todo lo prometido no se ha cumplido. Los Gobernadores siguen dando abrazos, besos y apapachos, pero nulos resultados.

Chiapas es México.