El presidente Andrés Manuel López Obrador envió ayer al Congreso de la Unión el Paquete Económico 2020, integrado por los Criterios Generales de Política Económica, la iniciativa de Ley de Ingresos de la Federación (LIF) y el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF). Le tocará a ambas cámaras legislativas aprobar la Ley de Ingresos 2020, mientras que la de Diputados, por mandato constitucional, será la encargada de aprobar el Presupuesto de Egresos 2020.

El Paquete Económico del año entrante, en contraste con el del 2019, que en parte fue preparado por funcionarios del gobierno de Enrique Peña Nieto, ha sido elaborado íntegramente por quienes conforman la administración de AMLO. Por ello no podrán culpar a nadie si los objetivos de la ley y del presupuesto no se alcanzan el año entrante.

Al igual que lo que sucedió el año pasado, las mayorías de Morena y sus satélites en ambas cámaras legislativas se impondrán ante la fragmentada y desorganizada oposición que conforman el PAN, PRI, PRD y MC.

En los Criterios Generales de Política Económica presentados ayer al Congreso se anota que “se proyecta que durante el 2020 el valor real del PIB de México registre una expansión anual de entre 1.5 y 2.5 por ciento. Para efectos de las estimaciones de finanzas públicas, se plantea utilizar un crecimiento puntual del PIB para el 2020 de 2.0 por ciento. Esta previsión se encuentra por arriba de lo esperado por algunos especialistas del sector privado y en línea con los organismos internacionales, y la proyección de Banco de México según su Informe Trimestral para el periodo abril-junio del 2019”.

Efectivamente, en su Informe Trimestral arriba citado, Banxico modificó sus perspectivas de crecimiento a un intervalo de entre 0.8 y 1.8%, y para el 2020 a un intervalo de entre 1.5 y 2.5 por ciento.

Algunos que comparten el punto de vista de Banxico y del gobierno federal son:

Banorte, que estima que el PIB aumentará entre 1.5 y 2 por ciento.

La calificadora de valores Moody’s, que proyecta un crecimiento de 2 por ciento.

El Fondo Monetario Internacional (FMI), que estima que el PIB crecerá 1.9 por ciento.

Entre quienes ven un crecimiento menor a 2% están:

Los especialistas de la madrileña Focus Economics, que estiman que la economía crezca 1.7 por ciento.

Los especialistas en economía del sector privado encuestados en agosto pasado por el Banco de México, que estiman que el PIB aumentará 1.4 por ciento.

La consultora londinense Capital Economics, que prevé un crecimiento de 1.4% el año entrante.

Los participantes en la encuesta Citibanamex de expectativas, que estiman un crecimiento de 1.3 por ciento.

La neoyorquina Trading Economics, que prevé que el crecimiento será de 0.8 por ciento.

AMLO ha insistido en que el crecimiento del PIB no indica qué tanto ha mejorado el estándar de vida de las personas, y tiene razón al decirlo. Sin embargo, no puede suponerse que se puedan generar mejores condiciones de vida ni que se pueda hacer una distribución más equitativa de la riqueza nacional si la economía se mantiene estática o decrece.

Ojalá la economía crezca 2% en el 2020, aunque se ve difícil que pueda hacerlo si el gobierno de la 4T insiste en aplicar medidas de austeridad similares a las que aplicó durante este año, mismas que se han reflejado en importantes subejercicios presupuestales.

Eduardo Ruiz-Healy

Periodista y productor

Columna invitada

Opinador, columnista, conferencista, media trainer, 35 años de experiencia en medios de comunicación, microempresario.