El precio de la gasolina en México desató una crisis de relaciones públicas de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y de Petróleos Mexicanos (Pemex) quienes con cada explicación se enredan más pero en el fondo, la gasolina cara brinda la mejor oportunidad de negocios al mercado negro de combustibles y triplica la rentabilidad de las tomas clandestinas en ductos de Pemex, un negocio que, según los analistas consultados, llegaría fácilmente a 60,000 millones de pesos por año.

Los precios a los que se vende la gasolina en el mercado negro se mueven entre 9 y 12 pesos por litro. Los ductos más afectados alimentan a grandes ciudades: CDMX, Guadalajara, Monterrey y Puebla. Los especialistas de seguridad de Pemex saben que regiones completas de Oaxaca, Guerrero, Michoacán y Guanajuato serán afectadas por el robo a sus instalaciones, mientras que en Nuevo León, Tamaulipas, Coahuila y una parte de Veracruz, los asaltos al transporte de combustible aumentarán.

La SHCP deja de lado que la referencia de mercado internacional es el sur de Texas igual que en gas natural o petroquímica y que en el mercado la fórmula más eficiente es: precio de la molécula, más logística, impuestos y utilidades. Tomando en cuenta que casi 100% de las importaciones de gasolina se hacen del mercado mayorista de Texas, el mercado tendría que funcionar de manera irreversible y la realidad allá es que la gasolina Magna, puesta en tu auto (según la SHCP), cuesta 11.22 pesos y en, México 15.99 pesos. La ganancia es para el gobierno.

No es el precio de la gasolina lo que está armando el desastre, son los impuestos.

Buzos

1.-Margarita Pérez, directora comercial y Víctor Gómez, director de Operaciones de PMI, deberán tomar decisiones sobre las alianzas tejidas por el exdirector de PMI, José Manuel Carrera Panizzo. Me explico: los funcionarios arrancan el 2017 con un contrato que parece beneficiar a Howard Energy y a su socio mexicano Simsa al contratar la terminal de almacenamiento en San José Iturbide, Guanajuato. El problema es que la terminal aún está en construcción.

El plan de negocios establece que, por ferrocarril proveniente de Brownsville, Texas, se reciban en San José los combustibles que importan para Pemex los de PMI. Ahora, al poner la terminal a disposición de Pemex debería darse a conocer a la tarifa que pagará por la guarda y manejo del producto, la tarifa por maniobras, y en general los términos y condiciones del contrato o los servicios a contratar. Adicionalmente, se debe poner a disposición del mercado la capacidad excedente de la infraestructura.

Hasta ahora, dicha información no se ha dado a conocer, ni a través de Pemex, ni por el consorcio Simsa-Howard; más aún en el sitio de San José Iturbide están llevando a cabo trasvases de carro tanque-pipa, una maniobra sobre la cual también se desconocen los términos y condiciones y además es considerada riesgosa.

Como ya lo señalamos, la ruta de ferrocarril es Brownsville-Bajío y es por eso que PMI está impulsando hacia el interior de Pemex a Howard como el precursor de terminales y ferrocarril con la finalidad de que ellos se conviertan en la oferta ganadora de logística para el corredor Nuevo Laredo-Reynosa-Cadereyta a pesar de que existen otras opciones que, al parecer, significan una mayor generación de valor para Pemex.

2.-El 31 de diciembre las filas para cargar gasolina en la Ciudad de México acabaron con 90% de los tanques de las Estaciones de Servicio, compras anticipadas básicamente, no hay problema. El 1 de enero no hay filas. Por cierto, en Puebla no vendían más de 300 pesos por auto.