Para Mi Montse, Mi Arantza, Mi Mariana y mi Raúl

Davos, Suiza. En este momento está iniciando oficialmente la Reunión 45 del World Economic Fórum en Davos, un resort alpino. Klaus Shwab, el fundador de esta organización, dio un discurso de unos minutos para dar el banderazo de salida al encuentro de cuatro días entre los 2,500 líderes empresariales, políticos y financieros más importantes del mundo.

Arrancó con la premiación a fundaciones de alta responsabilidad social, siendo Andrea Bocceli, el primer reconocido. Aquí en esta parte del mundo, ahora mientras les escribo, son las 18.25 horas. Afuera del Congress Center, hace frío, menos del que me habían platicado, pero sí entumece las mejillas. El paisaje, blanquizco. Lo coronan los Alpes y miles, no exagero, miles de pinos inmensos y altos.

Aquí, a partir de mañana, los hombres que mueven el dinero mundial, conversarán con líderes económicos y políticos sobre sus preocupaciones. La semana pasada, el jueves nos dieron un avance de lo que más les preocupa: La inestabilidad política.

Vienen de México, los secretarios de Economía y la plana mayor del sector energético, desde el secretario, hasta los directores de Pemex y CFE. El mensaje será claro: La reforma energética es mucho más que petróleo.

De mis apuntes

Esta reunión se veía mucho más agreste de lo que ha sido hasta ahora. La estoy reporteando, codo con codo, con Luis Miguel González, director del Periódico, lo que por donde lo vean garantiza el éxito de esta cobertura. A unas horas de haber recogido mi credencial, tuve la oportunidad de estrechar la mano a un expresidente de México, Ernesto Zedillo Ponce de León. Lo vi caminando, por la nieve, rumbo a recoger su propia identificación para ingresar a la reunión. Así, se los encuentra uno en los pasillos.

strong>Ahorita, en este momento, mientras redacto, estoy escuchando a la Orchestra Sinfónica Rossini di Pesaro, que ofrece un concierto con el Tenor Andrea Boccelli. Es de las pocas veces que me quedo sin palabras para poder describirles como llenan los acordes este espacio. Como vibra y se mece el sonido de los violines y los violoncelos. Es un privilegio... sobre otro.

Obviamente, mi trabajo, mi esfuerzo y todo lo que venga en esta cobertura es, ha sido y será, dedicada para mis hijas y mi marido. Lo que significa que mi mejor esfuerzo, es también para ustedes.