Buenos días, buenas tardes, buenas noches, un placer saludarte según sea la ocasión ya montados en pleno mes de julio

Pasan los meses y avanzan los tiempos agrícolas, vayamos directo al tema si te parece.

Digamos que los vecinos del norte nos dieron una sorpresa recientemente. Si le sigues el hilo a esto de los mercados agrícolas en Chicago, te darás cuenta de que tras un reporte reciente del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA por su sigla en inglés), el precio del maíz entró en un rally de potente recorrido. No sabemos si producto de ello cambió de manera definitiva la tendencia de precios, pero sea lo que sea el mercado cambió de rumbo abruptamente.

¿Qué dijo el USDA? Más allá de tratar de entrar en la razón de los números, plantearemos que todo es un juego de expectativas. El USDA dio a conocer un reporte trimestral de inventarios y dio cuenta también de la superficie agrícola sembrada para este ciclo.

Digamos que la serie arrancó en febrero pasado, el capítulo número uno se dio en el contexto del foro “Outlook” en donde el economista en jefe de la institución ofrece una vista a detalle de lo que piensan será la reseña económica y productiva del ciclo correspondiente.

Más tarde, en las instancias de marzo, la misma institución emite los resultados de una encuesta en la que los agricultores norteamericanos responden sobre su intención de siembra, digamos que se plantea en ese segundo capítulo lo que el productor cree que va a sembrar, y sorprendió de sobremanera la intención de siembra de maíz manifestado y que se situaba en las cercanías de los 39.2 millones de hectáreas.

El mercado encontró esta expectativa increíblemente bajista y si a ello le acompañábamos con una primavera muy conducente, pensar en una siembra abultada de maíz no era imposible, especialmente si eso lo contrastamos con lo que sucedió el año anterior.

No olvidemos que el maíz del año pasado se sembró muy tarde y de mala manera gracias al clima hostil y la lluvia persistente. Este año nada de eso, y así el capítulo dos nos dejó a la vista una extensión de siembra enorme, clima abierto y bueno para sembrar temprano y una sensación de abasto sobrada que se hizo una tentación irresistible para la comunidad especulativa que, sin dudar, vendió el equivalente a casi 39 millones de toneladas de maíz apostando a las bajas.

Bien, pues si ya atrapaste cómo va la serie, en el capítulo 3, el USDA informo que después de hacer un relevamiento general de área, la superficie dedicada al maíz se recortaba en poco más de 2 millones de hectáreas, así de rápido se cayó el potencial productivo norteamericano y una vez que el reporte fue emitido con tal noticia bomba, fue como si el USDA levantara una piedra y expuestos a la luz, salieran corriendo todo tipo de bichos que se resguardaban bajo ella.

Guardadas las proporciones, los especuladores encontraron que su apuesta bajista era puesta en jaque y acto seguido se hizo el reguero de pólvora, los fondos tuvieron que adelgazar sus posiciones vendidas, comprando aceleradamente catalizando el rally reciente.

Desde lo numérico, los especuladores esperaban ver más de 84 millones de toneladas de maíz como inventario final. Dicho de otra forma, la diferencia entre lo producido y lo consumido este año dejaría un sobrante de ese tamaño.

Sin embargo, luego de que el USDA recortara el área, ese mismo calculo pasaba de un sobrante de 84 millones de tons a uno teórico de 67 millones de tons.  La cosa cambia en la perspectiva como es lógico, especialmente si consideramos que estos especuladores o fondos en la categoría del “managed money”, ¿estaban vendidos cerca de 39 millones de toneladas en su conjunto, qué significa? Bueno pues que los especuladores pasaron de representar en su “short” o posición vendida del 46%, al 58% del inventario final proyectado y eso hace una gran diferencia.

Me parece que lo anterior explica todo, pero no aclara absolutamente nada, ¿por qué? Bueno pues en realidad estamos operando mercados en virtud de las expectativas, y si bien la producción de maíz será menor por recorte de área, igualmente se sembraran más de 37 millones de hectáreas, y eso hará muy seguramente más maíz de lo que podemos consumir, especialmente en un año 2020 Covid-19 en el que la demanda ha sido fuertemente golpeada, a lo que quiero llegar con todo esto es que en términos de fundamentales y cálculo de oferta y demanda, la producción de maíz en EUUSA  será robusta a menos que el clima destruya todo, cosa que no se antoja de alta posibilidad, y a todo este abasto hay que sumar más de 100 millones de toneladas en saldos exportables que tendrán ucranianos, brasileros, y argentinos este año.

El precio de maíz hace un rally que debe ser reconocido para establecer precios mínimos en el campo mexicano, abramos los ojos y administremos riesgos porque de momento, como dijo el presidente Eisenhower, la agricultura se ve fácil cuando el arado es un lápiz y se está a 1,000 millas de distancia del campo de maíz.

A esa frase solo le agregaría que le cambiamos en tiempos modernos el lápiz, por una computadora en la que se formulan algoritmos.

Éxito y ánimo.

[email protected]