El escenario era inmejorable. Bien podrían apreciarse números de competición cercano a los 5,000. Así, cerca de las 10 horas, salimos los primeros corredores que íbamos por los 5 kilómetros, y ya entrados en la pista se veían pasar a los que recorrían una distancia de 10 kilómetros. Este fue el ambiente de la primera carrera Amafore: El futuro es la meta.

Sin duda que es loable el realizar un esfuerzo que si bien motiva la activación física, también estaba orientado no sólo a conmemorar los primeros 15 años del Sistema de Ahorro para el Retiro bajo la figura de las afores (Administradoras de Fondos para el Retiro); sino la oportunidad de sumar a más personas al esquema y a incrementar los niveles de aportación, que puedan garantizar un retiro menos complejo.

Hasta ahora bajo el esquema de las afores se encuentran más de 47 millones de afiliados al sistema, cifra que se muestra positiva al analizar que la población económicamente activa oscila en los 50.9 millones, datos del INEGI. Es por ello, que el esfuerzo de Amafore por difundir el esquema de estas administradoras para el retiro es loable; sin embargo, como ellos mismos reconocen, es necesario que haya una mayor aportación de los trabajadores.

De acuerdo con datos del IMSS, se estima que hacia 2021 que se pagará las primeras pensiones a trabajadores bajo el esquema de las afores. Por ahora esas personas sólo garantizan el contar con el 25% de su último salario al momento del retiro. Indudablemente que es imperante incrementar el ahorro voluntario, y la primera carrera Amafore en sus justas dimensiones, me queda claro que levantó la reflexión en más de uno de los 5,000 participantes que formó parte de esta actividad, pero también en todos aquellos que estuvieron involucrados.

Bastante oportuno resultó el ejercicio que se realizó en el stand de Prepara tu Futuro , en donde cuatro personas que participaban en una dinámica para conocer cuánto ahorraban para su retiro, el que mayor cantidad acumulaba, se hacía acreedor a una fotografía con un atuendo de persona adinerada. Quien menor cifra lograba, lo ejemplificaban con una condición económica menos agraciada; la imagen se les entregaba a los concursantes. Podría parecer burdo, pero sin duda es un acercamiento a esa realidad que por ahora parece lejana, pero que no debemos olvidar.

A quienes les faltó mayor actividad para contribuir a la educación financiera y el crear esa conciencia por garantizar los recursos para el retiro, fue a las 12 afores que toman parte del sistema. En sus stands sin duda que era importante promocionar sus empresas y sus productos, pero también requería impulsar el ahorro voluntario y el fortalecimiento de la cultura financiera.

Era un momento más que dado para calcular edades del retiro de los clientes, y no sólo entregar solo promocionales por tener la afore en esa compañía. Ahora que se tienen tantas calculadoras financieras, habría sido un momento oportuno para afianzar esa relación con los clientes y por qué no, ofrecerles incluso planes en específico. Creo que fueron precisamente las afores, quienes debieron hacer un esfuerzo más directo y personal con sus clientes, sin necesidad de realizar canibalismos entre ellas.

Sin duda que hay que reconocer este tipo de esfuerzos, sobre todo ahora que se aproxima la Semana de Educación Financiera, ahora habrá que mantenerse más activos este tipo de dinámicas. Nos vemos en la meta.

Twitter:

@PatyOrtegaM

@FondosEE