El mundo de las telecomunicaciones siempre se encuentra en movimiento, siempre en la búsqueda de mejorar la oferta presente e incrementar eficiencias que reduzcan los costos de ofrecer servicios. Una búsqueda que va acompañada de nuevos modelos de negocio que en ocasiones dejan obsoletas a las empresas que se rehúsen a innovar.

Los próximos meses estarán plagados de momentos, algunos con anuncios programados a atraer audiencia, otros aterrizarán sin mayor estruendo. Lo importante es ver cómo el consumidor llega a beneficiarse de los cambios que indudablemente ocurrirán en el mercado mexicano en los próximos meses.

Un hecho que alterará la dinámica competitiva tradicional será el lanzamiento de la red mayorista. Independientemente de la perspectiva que se tenga sobre este nuevo modelo, lo interesante no será el día que comience a funcionar, sino cómo se replantea el mercado ante este cuarto operador de red celular en el país. ¿Dónde tendrá su mayor impacto inicial? ¿Qué modelos de negocio habilitará? ¿Cuál será su crecimiento?

Personalmente me queda claro que estas y otras muchas preguntas servirán para que muchos consultores, analistas y relacionistas públicos puedan facturar a sus clientes por el análisis necesario para responder cada una de sus interrogantes.

Los próximos meses también nos traerán un mayor número de ejemplos de cómo el Internet de las Cosas puede incrementar la eficiencia en distintos segmentos de la economía. Desde mejor manejo logístico de flotas de transporte vehicular hasta medidores inteligentes de energía que generen millones de pesos en ahorros serán algunos de los modelos más repetidos por los vendedores. Mientras esto sucede, las ferias internacionales de tecnología comenzarán a ir más allá del famoso Internet de las Cosas para concentrarse en robótica e inteligencia artificial. El futuro ha llegado, lo único que queda por definir es cuántos años tardará en afianzarse a nivel global.

¿Se imaginan el impacto de todas estas tecnologías en el desarrollo social de un país? ¿Implementarlas en la defensa de los derechos humanos y mayor transparencia en trámites de gobierno?

Obviamente, pensar en estas innovaciones fuera del enfoque tradicional de vender primordialmente al sector privado las nuevas tecnologías se hace un poco extraño. Sobre todo cuando lo que se escucha del incremento en uso de robots y automatización de la producción es un incremento en el desempleo. Es necesario verlo desde una perspectiva diferente como ya lo expresó Muhammad Yunus, fundador del Banco Grameen, quien desearía ver una infinidad de trámites gubernamentales efectuados por máquinas y robots para de esta forma minimizar el fraude y eliminar los pedidos de mordidas: eliminar al funcionario corrupto.

Independientemente de lo que traiga el futuro a través de la red mayorista o la automatización de puestos de trabajo, ambos eventos tienen un punto en común que no debe ser ignorado. La tecnología incrementa su presencia a nuestro alrededor y eso implica que las habilidades con las que contamos también tienen que evolucionar para hacer frente a este nuevo presente.

Aquí el gobierno tiene una gran responsabilidad, hay que buscar cómo incrementar las habilidades técnicas de la población para de esa manera enfrentar la creciente demanda de trabajadores con conocimiento en tecnologías de información tanto nacional como internacional.

No se puede aspirar a un mundo conectado donde haya robots y el Internet de las Cosas reine supremo si no hay suficientes personas que sepan cómo arreglar un servidor o protegerlo de accesos externos no autorizados.

Cada nueva generación tecnológica, es una fuerte llamado a una mayor disponibilidad de carreras, certificaciones y cursos sobre tecnología a precios asequibles para la población. Que el mundo conectado sirva también para llevar educación sobre redes, espectro y otros temas del mundo digital a todo aquel interesado en aprender y reaprender para de esta forma progresar.

JoséF. Otero

TIC y Desarrollo

José F. Otero tiene más de 20 años de experiencia en el sector de las TIC. Esta columna es a título personal.