El gobierno de Estados Unidos ya prendió los focos de alerta respecto del gobierno de México, encabezado por Andrés Manuel López Obrador.

El Departamento de Estado de Estados Unidos emitió una declaración clara y contundente respecto de la elevación en el costo de hacer negocios en México por la incertidumbre que están generando las políticas, programas y comunicaciones conflictivas del gobierno lópez obradorista, en particular con las reformas del sector energético y la salud financiera de Pemex.

Observa que los inversionistas están cada vez más preocupados porque el nuevo gobierno mexicano esté socavando la confianza en “las reglas del juego”, particularmente en el sector energético, al debilitar la autonomía política de la Comisión Federal de Competencia (Cofece), la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) y la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

Menciona en particular la preocupación entre los inversionistas por la reciente decisión de CFE de llamar a los inversionistas privados a que “renegocien voluntariamente” los contratos de suministro de gas con la empresa eléctrica estatal.

En la declaración que emitió el Departamento de Estado estadounidense anota que el nuevo gobierno en México cumplió con sus promesas de campaña de cancelar el nuevo proyecto de aeropuerto, recortar los salarios de los empleados del gobierno, suspender todas las subastas de energía y debilitar las instituciones autónomas.

Reguladores, debilitados

El gobierno de López Obrador —subraya— ha cuestionado públicamente el valor de los reguladores específicos de antimonopolio y energía. Además, la corrupción sigue afectando la aplicación igualitaria de algunas regulaciones.

Y recalca que la incertidumbre sobre el cumplimiento de los contratos, la inseguridad y la corrupción también siguen obstaculizando el crecimiento económico de México.

Todos estos factores elevan significativamente el costo de hacer negocios en México, dice.

La poderosa institución estadounidense registra que el gobierno mexicano nombró a cuatro de los siete comisionados de la CRE sobre las objeciones del Senado, que votaron dos veces para rechazar a los nominados, en parte debido a la preocupación de que sus nombramientos erosionarían la autonomía política de la CRE.

Y los recortes presupuestarios derivaron en importantes despidos, lo que supuestamente ha obstaculizado la capacidad de las agencias para llevar a cabo su trabajo, un factor clave en las decisiones de inversión.

Hay que recordar que el Departamento de Estado de EU es el departamento ejecutivo federal responsable de las relaciones internacionales. Es equivalente a los ministerios de Asuntos Exteriores de otros países.

En la administración del presidente Donald Trump, el Departamento de Estado lo encabeza Mike Pompeo.

T-MEC y relevo, claves

En un amplio análisis histórico de las inversiones de Estados Unidos en México destaca que las perspectivas de ratificación del acuerdo comercial entre Estados Unidos, México y Canadá para el 2019 y un cambio histórico en el gobierno mexicano el 1 de diciembre del 2018 siguen siendo fuentes clave de incertidumbre en las inversiones.

También resalta que México es uno de los principales socios comerciales y de inversión de los Estados Unidos.

Y recuerda que el comercio bilateral creció 650% entre los años 1993 y el 2018.

México es el segundo mayor mercado de exportación de los Estados Unidos y el tercer socio comercial más grande.

Los Estados Unidos son la principal fuente de Inversión Extranjera Directa (IED) de México con 12,300 millones de dólares o 39% de todas las entradas a México.

México, PIB Y TLCAN

El Departamento de Estado de EU señala que el libre comercio entre ese país y México ha permitido un crecimiento positivo en este último, así como la superación de los bajos precios del petróleo y la volatilidad global.

La economía mexicana ha promediado 2.6% de crecimiento económico (PIB) 1994-2017.

Desde la crisis del tequila de 1994, México se ha beneficiado de una gestión económica creíble que le ha permitido al país superar un periodo de bajos precios del petróleo y una significativa volatilidad global.

Reconoce que el presupuesto fiscalmente prudente para el 2019 apunta a un superávit primario de 1%, y el nuevo gobierno ha mantenido la independencia del banco central (Banco de México).

La inflación a fines del 2018 fue de 4.8%, una mejora de 6.6% a fines del 2017, pero aún por encima del objetivo de 3% del Banco de México, debido a la depreciación del peso frente al dólar estadounidense y al alza en los precios minoristas del combustible causado por los esfuerzos del gobierno para estimular la competencia en ese sector.

Sin embargo, advierte, la institución estadounidense, las políticas, programas y comunicaciones conflictivas del nuevo gobierno han contribuido a las incertidumbres actuales, especialmente relacionadas con las reformas del sector energético y la salud financiera de la petrolera estatal Pemex.

Refiere que la mayoría de las instituciones financieras, incluido el Banco de México, ha revisado a la baja las expectativas de crecimiento del PIB de México para el 2019 a 1.6% (consenso de Banxico). Las principales agencias de calificación crediticia han rebajado o puesto en una perspectiva negativa el soberano de México y algunas calificaciones institucionales.

Sin duda, EU tiene un diagnóstico muy claro de lo que pasa en México y su alerta es muy contundente. Al tiempo.

ATISBOS

PLAN. Está por hacerse público el Plan de Negocios de Pemex. La mayoría de los reportes periodísticos coincide en que no incluye farmouts y que se enfoca en el apoyo de Hacienda y el alivio fiscal de la petrolera. Veremos.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.