Puerto Vallarta Jal. Todo indica que el mundo se acerca a un duelo de titanes.

Una guerra comercial detonada por la expropiación que decretó Argentina de los activos de Repsol en Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF).

Los países emergentes: Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica (BRICS) lanzaron el primer misil. Con un comunicado severo en el que acusan a México de actuar con parcialidad en favor de los países ricos. Brasil encabeza la embestida.

Y en representación de España, el secretario de Comercio de España, Jaime García-Legaz, responde que se ha iniciado una revisión del caso por parte de la Unión Europea para aplicar sanciones en contra de Argentina.

La Unión Europea es el segundo mercado comercial en importancia para argentina.

Parece el inicio de una confrontación de bloques de países.

Todo avanzaba con relativa calma en el World Economic Forum (WEF) hasta que en la reunión de ministros de Comercio se registró el comunicado de los BRICS.

Comercio e inversiones

La conclusión general del WEF, capítulo Latinoamérica, es que el mundo requiere más comercio e inversiones.

El mensaje claro fue: más libertad económica mundial y libre flujo de inversiones.

Y, por el contrario, menos proteccionismo y más respeto a las inversiones internacionales.

La posición oficial se hará pública mañana.

Por otra parte, aunque formalmente no se abordó en las mesas de trabajo la expropiación de Yacimientos Petrolíferos Fiscales, en los discursos de las personalidades más relevantes sí hubo registro del rechazo a la expropiación decretada por el gobierno Argentino que ya se ha traducido en un castigo severo por parte de los mercados.

Empezando por el presidente Felipe Calderón, que previamente y durante la inauguración hizo pronunciamientos sobre el tema.

Obviamente, el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy.

Y el secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade, tanto como el secretario de Economía, Bruno Ferrari.

Ciertamente, fueron declaraciones que fijaron la posición de México y España sobre la acción expropiatoria de Argentina sobre activos españoles durante la realización formal de los trabajos del WEF Latinoamérica.

Reunión constructiva, ?no de reclamos

Pero también es cierto que el WEF se mantuvo en la dinámica que previamente venía trabajando con un ritmo cronométrico y sobre los temas específicos que marcó en su agenda.

Por eso, tiene razón el secretario de Economía mexicano, Bruno Ferrari, cuando declara que no se convirtió en un foro de reclamos y acusaciones.

El WEF arrojó resultados y propuestas concretas que serán presentados a los jefes de Estado del G-20.

Los colocaron sobre la mesa en ocho grandes rubros: 1) seguridad alimentaria; 2) crecimiento verde; 3) empleo y dimensión social; 4) anticorrupción; 5) inversión y comercio; 6) Tecnologías de la Información e innovación, 7) financiamiento para el crecimiento y desarrollo, 8) impacto y seguimiento.

Mercados castigan expropiación

Pero más allá de los pronunciamientos y discursos, que no tienen mayor impacto más que el mediático en la mayoría de los casos, por otra parte, comienza a registrarse el inmediato castigo de los mercados hacia la economía argentina.

Ayer, ese país tocó el techo de la prima de riesgo de los últimos dos años y medio con 1,045 puntos.

La prima de riesgo o el diferencial entre las tasas que pagan los gobiernos por sus títulos de deuda y los que paga Estados Unidos refleja una inmediata huida de los fondos, principalmente estadounidenses, del mercado argentino.

Aunque todavía está muy lejos del nivel que alcanzó cuando aplicó El Corralito y la prima de riesgo llegó a los 7,222 puntos básicos.

El castigo que está recibiendo Argentina, hay que reconocerlo, no se explica sólo por la expropiación de YPF.

El riesgo argentino se ha duplicado en el último año, lo que confirma la teoría del secretario de Hacienda, José A. Meade, en el sentido de que la expropiación es el último eslabón del ciclo de una serie de medidas económicas erróneas.

CUENTOS VERAS

La nota discordante la puso Brasil, que acusó a México de fijar una agenda desequilibrada, en beneficio de los países desarrollados, sin atender los intereses del país carioca y otras naciones emergentes.

Twitter: @marco_mares