En el mes de mayo se han publicado encuestas que dan entre 5 y 20 puntos de ventaja a Andrés Manuel López Obrador (Morena-PT-PES) sobre Ricardo Anaya Cortés (PAN-PRD-MC). Que son, según las mismas, los únicos candidatos que tienen posibilidades de ganar la elección.

Oraculus, nuevo y útil instrumento en esta campaña, de manera sistemática da a conocer el promedio de todas ellas. En cualquier caso, el resultado del próximo 1 de julio va a ser el mismo o cercano al que dice una de las encuestas en lo particular y no el promedio.

En la campaña de Anaya Cortés se considera que existen cinco distintas fuentes de voto a las cuales hay que convencer para ganar la Presidencia de la República. Una de ellas está entre los votantes de los partidos que forman parte de la coalición Por México al Frente y las otras en el conjunto del electorado.

Para el caso de la primera está en marcha una campaña en los 32 estados, para promover que se vote en plancha a todos los candidatos de la coalición. Las encuestas revelan que todavía hay un porcentaje relevante de los simpatizantes de los partidos del Frente que votan cruzado. Favorecen a quien representa a su partido, pero no votan por su candidato a la Presidencia.

En el caso de las otras cuatro fuentes, la primera es la que se integra con los simpatizantes de Margarita Zavala que son, según la encuesta, entre 2 y 5% de los electores. Se estima que más de 80% de los mismos va a cambiar su voto a favor de Anaya Cortés. La segunda son los indecisos, número que sigue siendo muy alto y ronda, según las encuestas, en 15% de los electores.

La tercera es el grupo de los “resignados”, que ha descubierto los estudios de las encuestas, y es el que se constituye con los electores que ya decidieron su voto, mayoritariamente a favor de López Obrador, pero que dicen estar dispuestos a cambiarlo si se les da una buena razón para hacerlo.

El grupo del voto útil son la cuarta y última fuente de voto; se integra con los simpatizantes del PRI, en particular de su candidato José Antonio Meade, y los del independiente Jaime Rodríguez, éstos saben que ya no tienen ninguna posibilidad de ganar la Presidencia.

En un país donde no existe la segunda vuelta electoral sus simpatizantes van a tener que decidir si votan sólo de manera testimonial o realmente inciden sobre los resultados. En la elección presidencial del 2000 y del 2006, el voto útil fue clave para decidir la contienda por la Presidencia de la República.

El conjunto de los votantes de estas cinco fuentes puede decidir el triunfo a favor de Anaya Cortés. A 30 días de la elección, los números dan. La estrategia de la campaña está enfocada en dirigirse de manera específica y puntual a estos grupos de electores. Para cada caso hay una modalidad táctica distinta.

Twitter: @RubenAguilar

raguilar@eleconomista.com.mx

Rubén Aguilar

Asesor Político

Convicciones

Licenciado en filosofía, maestro en sociología y doctor en ciencias sociales por la Universidad Iberoamericana (Campus Santa Fe, México). Tiene estudios de comunicación en el ITESO (Guadalajara, Jalisco) y de desarrollo institucional en el INODEP (París, Francia). De 1966 a 1979 estuvo en la Compañía de Jesús.