Enconos, rencores, odios y fobias del presidente de Estados Unidos, Donald Trump y secuaces, sigue minando a los mexicanos, ahora a organizaciones civiles y dizque ¿no gubernamentales? Surgidas a causa de abusos, excesos y violación a garantías constitucionales, pero logran frenar corrupción o avaricia de gobernantes y poderes fácticos que los cooptaron’’ con recursos para decir: te pago para que me pegues’’.

María Elena Morera Mitre, presidenta de la organización Causa en Común’’ y fundadora de lo que queda de México Unido contra la Delincuencia’’, anticipó durante el foro Anticorrupción Policial’’ el 30 de enero de una Megamarcha patriota el domingo 12 de febrero contra los insultos y medidas proteccionistas de Donald Trump, que generaron envidia y división de inmediato en otras’’, por presunto protagonismo.

Deben esos líderes de otros organismos calificadores o sensores’’ de la ineficiencia de los gobiernos que han estado al frente del país desde el 2000, luego que se fue el entonces presidente Ernesto Zedillo Ponce de León del poder y fue expulsado el Partido Revolucionario Institucional (PRI) de la silla de Los Pinos, que la alternancia democrática’’, no ha servido para nada.

Hay que reconocer que María Elena Morera provocó en junio de 2004 una marcha en la Ciudad de México que concentró más de un millón de personas, hartos de secuestros, violaciones, robos de todo tipo y sobre todo del baño de sangre de narcoejecuciones’’, la de Rescatemos México’’, cuando gobernaba Vicente Fox Quesada el país y la capital, el entonces perredista Andrés Manuel López Obrador, ahora patrón del partido Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) otra vez, candidato presidencial de facto.

A cuatro días del nuevo llamado, esas organizaciones unidas’’, una que sostuvo tenía el apoyo de tantas’’ organizaciones, Isabel Miranda de Wallace, presidenta de la organización Alto al Secuestro’’, que padeció los mismos agravios de autoridades de entonces que María Elena Morera, víctimas indirectas del secuestro, se pusieron sus moños, que nada tienen que ver con 120 millones de mexicanos, no solo capitalinos.

Para el 12 de febrero a 48 horas del Día del Amor y la Amistad’’, Miranda de Wallace, salió a decir que organizó una marcha con sus grupos afines. Fue cuestionada por qué lo hacía cuando se llamó a una gran marcha en la Ciudad de México, donde se incluye a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), que no se sabe si irán los jóvenes universitarios, pero sí ofrece garantía’’.

Ella llamo su’’ marcha como Mexicanos Unidos’’ y que era diferente’’ a la de Vibra México’’, porque tenían diferentes demandas, que no iban con la unidad’’, sino que se tenía que defender al Presidente’’ porque encabeza una Nación’’. Sin interpretar, es Enrique Peña Nieto y los que integramos la nación, somos los mexicanos ¿O no? Qué pensamos.

Eso nos puso de a pechito, porque el Donald Trump, tiene más de 500 espías’’ en la capital y el país de la CIA, FBI, DEA, ICE o ATF, por sus siglas en inglés, ustedes investiguen quienes son, le mandaron reportes para que el señor se siga cagando en nosotros’’. Saben que de 120 millones de mexicanos, la mayoría están hambrientos, con sed de justicia, encabronados, asustados y no hacemos nada.

Lean esta joya de declaración de Miranda de Wallace, sobre la marcha que ensució de entrada. Alto al Secuestro, convoca a que salgan a las calles con el único fin de fortalecernos como país, dejemos a un lado las mezquindades políticas, reclamos particulares o domésticos. No convirtamos esta marcha en un reclamo hacia nuestro propio país, el enemigo está afuera’’.

COMMODATO

¿Quién la ensucio? ¿Hay que defender a gobiernos municipales, estatales y federales que se han enriquecido? A quién apoyamos, a los nuestros que se fueron y regresan porque no hay trabajo o mejores niveles de vida, a los cuales sus salarios miserables o los que burlan en complicidad con autoridades hacendarias dineros o aquellos que quitan vidas a familias completas sin que pase nada. ¿De verdad esperan una gran concentración? ¿Lo veremos?