El deseo de millones de mexicanos, es que el presidente Enrique Peña Nieto asuma su sitio en la historia, ante infortunios que le han ocurrido en lo que lleva de su sexenio, muchos males arrastrados desde que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) se fue de Los Pinos e ingresó el Partido Acción Nacional (PAN), no deben olvidar que fueron 12 años de ellos y tampoco crecimos, al contrario, retrocedimos.

La decisión de Donald Trump de firmar la construcción del muro en la frontera norte nuestra y sur de ellos, ojala sea una Muralla’’, como la China, que sólo mide 21.196 kilómetros, el nuestro’’ sería de 3,142 kilómetros, sin duda un atractivo mundial para el turismo y me ofrezco de albañil para hacerlo, eso ayudará a la economía nacional ante el anuncio raquítico de aumento a trabajadores, que nos jodió el gasolinazo y el que viene.

Aquellos que dicen ¡Por dignidad no vaya! Son los que han cuestionado a Peña Nieto, ahora hasta se suma Andrés Manuel López Obrador, los comerciales del SENADO que somos un país unido y recibimos a los migrantes a través de: Diputado Amigo’’, que vergüenza, si no defienden a los que estamos aquí. Ya dejen esas huevadas. Es tiempo de medir sí el Presidente gringo es sólo un pájaro nalgón’’ o bravucón.

Recuerden, un mexicano no se abre, se arruga o se hace de lado’’, eso que se llama: dignidad, es nuestro, pese a miles de muertos, inseguridad, desempleo generado por millones de gringos con narices y venas flojas, el Tratado de Libre Comercio (TLC) desde que el expresidente Carlos Salinas de Gortari nos entregó ¿qué ha dejó a nosotros, al menos el 50% de 122.3 millones de mexicanos nada y a nuestros hijos, tampoco?

Donald Trum está en su derecho, como los mexicanos en el suyo. Hay muchos beneficios de la globalización, pero también en la protección interna de una nación. Ellos nos han saqueado, utilizado y demás. Vinieron al país empresas y maquiladoras, dieron trabajos sí, pero mal pagados, la mano de obra mexicana está tan calificada que por eso 11 millones de connacionales están allá.

¿Eso a quién ha beneficiado? A ellos y empresarios e industriales, gobernadores y exgobernadores mexicanos, porque hay dinero, pero en pocas manos, ahora él gringo, habla con la verdad. Tiene su derecho, aquí Senadores, Diputados, Poder Judicial de la Federación y del Ejecutivo viven bien, el resto qué.

El presidente maloso si estuviera Ernesto Zedillo, diría que es el primer globalifóbico’’. No. Es momento de atender problemas nacionales.

En lo personal, me encantaría que Peña Nieto le dijera la frase de Cuauhtémoc, que narra Bernal Díaz del Castillo, cuando era supuestamente torturado de nuestro último garante nacional del indigenismo: ¡Estoy yo acaso en un lecho de rosas’’, cuando en México no existían las rosas.

¡Claro que s풒.

O las de: ¡Va mi espada en prenda!’’ Y la que más sembró nacionalismo en este hermoso país saqueado, robado, adolorido, pero con dignidad y dijera Peña Nieto: Sí tuviera parque usted no estaría aquí ’’, de ese grande general Ignacio Zaragoza, es su obligación, tiene como Jefe máximo de las Fuerzas Armadas a los mexicanos que estamos listos a responder al llamado del Himno Nacional.

No es belicosidad, también recomendaría, le dijera a Donald Trump: ¡Qué pasó puto ’’, pero bajo las normas de la diplomacia nacional e internacional, creada por nuestro gran prócer Benito Juárez: ¡El respeto al derecho ajeno, es la Paz!’’, así es un mexicano con dignidad, no chillones, vividores políticos que son parte de ese TLC y demás o ya olvidaron el: ¡Comes y te vas !’’ y fuimos los cachorros del Imperio.

¿Quién se empino? Recuerdan a los ¿Conservadores?’’. Lean o es LER’’.

COMMODATO

Va a ser difícil, hay que asumir limitaciones, pero también reconocernos, no en unidad de esos huevones que nos han usado. Es personal para decidir qué va a pasar con este hermoso México y nuestros retoños.