La estrategia del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, esté loco o no, será cualquier cosa, pero sabe impactar con su poderío de gobernar la nación más poderosa del mundo. La visita del secretario de Estado, Rox Wayne Tillerson y del general John Francis Kelly, secretario de Seguridad Nacional, es clara. Vinieron a darnos palmaditas en la espalda o el abrazo de Acatempan.

Mientras su Presidente, acostumbrado a exhibir al gobierno mexicano, que le toco a encabezar a Enrique Peña Nieto, en el regreso del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la Silla Presidencial después de dos sexenios del PAN, no para, Donald Trump, lo dijo fuerte y claro, la captura de mexicanos vía operación militar’’ será para expulsar a pandilleros, narcotraficantes de drogas que son duros, no como nosotros’’.

El gringo manejo la frase de nuestros hermanos mexicanos’’ lo van a agradecer. No: ¡Soy sano! De ser así Mato a mi madre’’ mejor. Igual como movió su ajedrez como está acostumbrado cuando va en camino a conquistar y aquí, salen cou hermn el librito de la Doctrina Estrada’’ cuando allá nos aplican el Big Stick’’ del presidente Theodore Roosevelt desde 1901 o la frase de América para los Americanos’’.

De verdad creemos los dichos de los secretarios de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray o de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, que el encuentro con Rex Wayne Tillerson, que lleva apellido del justiciero’’ del viejo Oeste estadounidense, John Wayne, héroe en películas alabadas hasta por mexicanos, cuando su rubro es Exxon Mobil Corporation’’, en momentos que los mexicanos están sufriendo por el gasolinazo.

O del general retirado John Francis Kelly, Secretario de Seguridad Nacional, cuando Donald Trump escupió’’ desde allá, que será labor del Ejercito frenar la llegada de pandilleros, traficantes de drogas, duros, pero no tan duros como los nuestros’’, ratificando es militar la acción, mientras sus anfitriones’’, se la comen y salen con frases que es un problema binacional, no unilateral, multifuncional y casi dicen transversal’’, frase de moda.

Lo que digan los nuestros, esos que los recibieron, no lo subsana un boletín de buena voluntad’’. Era preguntar a los invitados’’, sí lo que sostenían públicamente es la neta’’ de su Presidente o esperamos mañana’’ una respuesta contraria a lo que dicen, que además, se adelantó se aplicará la negativa de recursos prometidos por Estados Unidos para el combate a los cárteles de la droga.

Todo esto ocurre, mientras el Senado de la República, ratificaba el nombramiento de nuestro embajador ante Estados Unidos, Gerónimo Gutiérrez Fernández, exgerente del Banco de Desarrollo para América Latina del Tratado de Libre Comercio, firmado entre Estados Unidos, Canadá y México, ahí que hay la defensa de derechos humanos, es político y ya, lo que se espera será igual.

Creada como Iniciativa Mérida’’ en los gobiernos de los presidentes panistas, Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa, que se sabrá en los próximos días. Ya no operará, sólo por ser los mexicanos migrantes unos violadores’’, según Donald Trump y otros mecanismos de cooperación que dejarán de funcionar.

Por eso el título de esta colaboración de Digan lo que.. Digan’’. Los mexicanos quieren respeto y posibilidades para vivir, no lo de las mentes de esos’’, la sobrevivencia, ante la desesperanza, desigualdad, pobreza, muerte por los grupos delictivos, ya no sólo para ellos, sino sus hijos y nos salen con compromisos’’. Eso no. Queremos acciones o al menos dignidad’’.

COMMODATO

El Pato Donald, ya se jodió a Tribilín, Rico Mc Pato, Hugo, Paco y Luis, Daisy, al malvado Pedro’’, porque dejaron al final a Pluto’’. Los mexicanos no deseamos ese cuento de Disney. El gobierno que asumió debe respetar la Constitución y mexicanos demandar hacer cumplir el juramento, y no digan que los gringos obligaron, quitar L’’ de ese lindo perrito amarillo y decir: si, son esos.