Los pasados días, el sector de las telecomunicaciones de México ha tenido la rara oportunidad de albergar numerosos eventos enfocados en temas que van desde la gobernanza de Internet o la viabilidad de la red mayorista en 700 MHz hasta la discusión del rol de los contenidos en una realidad poblada de OTT.

Ante tanta actividad, tuve el honor de ser invitado a disertar en dos eventos. El primero fue a puertas cerradas para distintas unidades y oficinas del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), donde el tema principal fue las redes de 5G.

Entre los mensajes más importantes de mi presentación en el IFT podría mencionar, por ejemplo, que las tecnologías IMT-2020, también llamadas comúnmente 5G, están en su etapa conceptual y no serán definidas únicamente por las velocidades de transmisión, sino por el diseño de la arquitectura de estas redes para satisfacer los nuevos casos de uso y las demandas de una sociedad más conectada hacia el 2020. En este sentido, la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) espera formalizar los requerimientos y especificaciones de IMT-2020 en los próximos años, para que la tecnología pueda estar disponible alrededor del 2020.

Los gobiernos de los distintos países deben trabajar en conjunto en varios aspectos, entre ellos la identificación de nuevas bandas de espectro radioeléctrico armonizadas y la facilitación del despliegue de infraestructura, para apoyar la innovación tecnológica y el desarrollo de una mejor conectividad para los ciudadanos. La conectividad, y especialmente la conectividad móvil, que es para muchas personas su primer contacto con Internet, no es sólo una fuente de entretenimiento, puede ser una herramienta poderosa de desarrollo social y humano, a través de iniciativas como la tele-salud, teleducación y el teletrabajo, entre otras.

El otro evento en el que tuve el honor de participar fue el Mexican Telco Forum, organizado por Informa T&M, donde pude compartir con expertos de telecomunicaciones de empresas, como 451 Research, The CIU, Convergencia Research, Frost & Sullivan y Ovum. El reconocido experto y colega columnista en El Economista, Ernesto Piedras, fue quien tuvo la gentileza de presentarme a la audiencia en esta ocasión. Mi presentación en este evento se centró en ofrecer un panorama estadístico de la situación de México en el crecimiento de los servicios de banda ancha móvil. Entre los datos presentados se pueden mencionar los reportados por Ovum, indicando que para el 2019 más de 85% de las conexiones móviles de América Latina serán de banda ancha. Cifras de 451 Research indicaban que México debe terminar el 2015 con cerca de 9 millones de conexiones LTE y superar las 50 millones de líneas para el 2019. En otras palabras, México es actualmente el segundo mercado de América Latina por número de conexiones LTE, sólo por detrás de Brasil.

Los números de Machina Research identifican al sector automotriz como el motor de las conexiones maquina a máquina (M2M) en la región, representando más de 65% del total de este tipo de líneas durante los próximos años.

En la parte de terminales, los datos compartidos por Counterpoint Research indican que para el 2020 ochenta por ciento de los smartphones vendidos en México serán LTE, lo que facilitaría un crecimiento acelerado de la banda ancha móvil en el país que según The CIU sumaba 29 millones el tercer trimestre del 2015.

Finalmente, la posibilidad de que los mexicanos puedan cambiar su conexión LTE por Wi-Fi al llegar a sus hogares se ve limitada por el hecho de que cerca de 90% de las conexiones de banda ancha fija son de menos de 10 Mbps. Esto tomando en consideración que según la consultora mexicana Telconomia, en el mejor de los casos, 40% de los hogares cuenta con una conexión de este tipo a final del 2015.

Como pueden ver, fue una semana cargada de diálogos interesantes sobre telecomunicaciones.

*/ El autor es director para América Latina y el Caribe de 4G Américas.