La semana pasada escribí en este mismo espacio sobre la importancia central de que previo a cualquier decisión de modificar el título de concesión de Telmex es imperativo que la autoridad haya impuesto con eficacia la regulación de dominancia que prevé la Ley Federal de Telecomunicaciones para el caso de operadores con poder sustancial en el mercado relevante que, sin duda alguna, es el caso de Telmex y que ya ha sido declarado así por la Comisión Federal de Competencia.

En el contexto de la discusión que tiene lugar en nuestro país, he escuchado muchas voces que coinciden en que si bien es cierto que el estado de la tecnología permite que Telmex ofrezca televisión restringida en forma directa, el gobierno federal debe tener en cuenta que se encuentra ante un jugador con un poder de mercado como no hay otro en cualquier otro ramo de la economía ajeno a la intervención del Estado.

Bajo este tenor, es de llamar la atención que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) haya hecho caso omiso de diversas recomendaciones que, vía la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer), les hizo por escrito la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) en un documento de fecha 17 de agosto del 2006.

Una de las recomendaciones de la SHCP que, desde mi punto de vista, hubiera resultado fundamental para el diseño de una política pública eficaz y promotora de la competencia, que en teoría es algo que perseguía el Acuerdo de Convergencia de la SCT, es la relativa a fortalecer o hacer exigible la separación contable.

El tema de la separación contable es central a la discusión de cualquier autoridad que pretenda permitir el acceso de un jugador con poder sustancial a cualquier nuevo mercado. Pero, ¿para qué sirve la separación contable?

Simplemente para permitir a la autoridad y a la sociedad en general, saber los costos de cada uno de los servicios que explota un operador, en este caso Telmex, y así saber si el operador en cuestión recupera o no el costo de proveer cada uno de los servicios que ofrece, sobre todo si se considera que algunos de ellos se ofrecen en competencia, pero otros no.

En este sentido, resulta inadmisible que la SCT, la cual se supone es la especialista en la materia de telecomunicaciones, junto con la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel), haya emitido un acuerdo por el que se pretende modificar el título de concesión del operador dominante más importante de nuestro país, sin haber siquiera incluido obligaciones para este operador en materia de separación contable, adicionales a lo dispuesto, de manera ineficaz, en la Ley Federal de Telecomunicaciones.

En la citada recomendación de la SHCP se incluyeron también otros temas como:

a) interconexión y acceso; b) portabilidad, interoperabilidad y calidad del servicio; c) uso eficiente de la infraestructura de redes; d) contraprestación al gobierno federal y algunas observaciones o recomendaciones respecto de la modificación en sí misma del título de concesión de Telmex y la intervención de la Cofetel en el proceso.

Asimismo, la SHCP incluyó otro tema que llama poderosamente la atención: un pronunciamiento en el que consigna que concuerda con la Cofemer, en el sentido de que se deben establecer afirmativas fictas, excepto para el caso del operador dominante, supuesto en el cual se debe prever negativa ficta . Resultaría interesante saber por qué la SCT desoyó la recomendación de la SHCP en este sentido o ¿se trató simplemente de un diálogo de sordos? Por ello, en la modificación del título de concesión de Telmex, la SCT debe actuar con cautela, pero en forma decidida, pues está visto que el Acuerdo de Convergencia en sí mismo adolece de fallas importantes y que, de no tomarse en cuenta, se puede cometer el error de entregar un nuevo mercado a un operador que no se ha caracterizado por adherirse a las mejores prácticas pro competencia.

Tweets al aire. 1) Observatel celebra hoy el Foro Televisión Digital Terrestre: Retos y Oportunidades. Participaré como ponente en la sesión Oportunidades . 2) Felicidades a la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco que recién recibió un permiso para operar una estación de radio en FM.

*El autor es Diputado federal. Presidente de la Comisión de RTC y Secretario de la Comisión de Comunicaciones.