La conmemoración del día internacional contra la corrupción pasó sin pena ni gloria en nuestro país, para la Auditoría Superior de la Federación (ASF) y la secretaría de la Función Pública (SFP) no hubo nada para comunicar a los ciudadanos.

En una de las peores etapas ensombrecidas por el cáncer de la corrupción un par de tuits emitidos desde las cuentas de la ASF y la SFP informando sobre la conmemoración del día fueron suficiente.

Para el resto de los integrantes del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) el día pasó inadvertido, salvo algunos tuits de cuentas personales resaltando la fecha, no hubo nada que decir. Ante la negligencia o displicencia de las autoridades se presenta un sombrío panorama en la materia.

Irma Eréndira Sandoval, recientemente nombrada secretaria de la Función Pública, anunció los ejes rectores para combatir la corrupción e impunidad: i) nueva cultura, ii) eliminar los conflictos de interés, ii) promover las compras consolidadas, y iv) evitar que los programas prioritarios gubernamentales se manchen de corrupción.

Las propuestas de la secretaria Sandoval habrán de pasar por un proceso de discusión y maduración para convertirse en políticas públicas contundentes en contra de la corrupción, de lo contrario, se quedarán como buenos deseos de manera aislada.

La propuesta de la doctora Sandoval deberá incluir un capítulo sólido sobre la vinculación con el Sistema Nacional Anticorrupción y los entes públicos que lo conforman, así como el papel de los ciudadanos en su programa de trabajo.

Es importante mencionar que el Comité de participación ciudadana del SNA se encuentra elaborando la política nacional anticorrupción, programa paraguas que deberá encontrar puntos de contacto y coordinación con el programa sectorial de la secretaría de la Función Pública y el estratégico de la Auditoría Superior de la Federación y los programas estatales de los estados.

Sin lugar a duda el programa nacional anticorrupción sancionado por el SNA debe ser la política del estado mexicano en la materia, deberá comprender y coordinar a los entes federales y estatales que tienen competencias y atribuciones en la materia, ésa es la razón de ser del SNA. Dicho programa es una buena oportunidad para que el estado mexicano sume los cuantiosos recursos que se gastan para combatir la corrupción en un sólo documento. Es hora de dejar atrás egos y complicidades, ésta es la mejor forma de festejar el día Internacional contra de la corrupción.

Eliseo Rosales Ávalos

Abogado

Los mismos de siempre

Politólogo y abogado, académico, columnista, presidente de ciudadanos sin partido y orgulloso mexicano.