En los registros estaba clasificado como el desarrollo inmobiliario 877. Benevento Residencial, en León, Guanajuato, salió al mercado a mediados del 2009. Era uno de los 10 principales proyectos de Grupo Homex, que a contracorriente de lo que ocurría con el resto de las vivienderas, multiplicaba su oferta de vivienda de intereses social y media.

A los inversionistas públicos, el emporio de los hermanos Nicolás Gutiérrez informó que el fraccionamiento privado ubicado entre las avenidas Francisco Villa y González Bocanegra, a 15 minutos del centro histórico y a menos de un kilómetro de Poliforum y del Nou Camp había sido urbanizado y vendido.

El proyecto costaba de dos torres de departamentos identificados como modelo Toscana, de 80 metros cuadrados de construcción y dos tipos de casa habitación, de 95.12 metros cuadrados, con tres recámaras, dos baños, cochera para dos autos y cuarto de lavado con domo. ¿Su precio? 1.2 millones de pesos. Estamos a punto de reanudar la construcción , ofrecía la publicidad distribuida por los asesores de venta. Las imágenes satelitales comprobarían que al menos la mitad de los lotes no tenían un solo ladrillo.

¿Y las verificaciones? El Fovisste y el Infonavit autorizaron la comercialización de ese y otros conjuntos habitacionales en Bahía de Banderas, Culiacán, Hermosillo y Xochitepec aunque estuvieran a 20% de avance de obra. Ese era el sistema de Homex y lo presumían en sus estados financieros.

No comenzamos a construir viviendas hasta en tanto un proveedor de créditos hipotecarios se compromete a otorgar éstos a un comprador autorizado en un fraccionamiento en particular , explicaban en el reporte del 2009, por lo tanto, la compañía tiende a reconocer niveles de ingresos mucho más altos en el tercer y cuarto trimestres y nuestros niveles de endeudamiento tienden a ser más altos en el primer y segundo trimestres .

El gobierno federal había lanzado un Programa Nacional de Vivienda con la meta de otorgar seis millones de créditos hipotecarios a través de los fondos para el financiamiento de viviendas, para el año 2012. De estos, 1.3 millones fueron entregados en el 2009, principalmente a familias de bajos ingresos.

Entre el 2010 y el 2014, de acuerdo a la denuncia presentada por la SEC en la Corte del Sur de California, la empresa sinaloense perpetró un fraude financiero masivo . En ese periodo sistemáticamente y fraudulentamente reportó ingresos por la venta de decenas de miles de hogares que no había construido ni vendido... introduciendo manualmente información falsa en su contabilidad interna y sistemas financieros . La sobre valoración de los ingresos de Homex equivale al menos a 44,000 millones de pesos (355% de los ingresos reportados por la ventas de casas) y al menos 100,000 unidades de vivienda (317% de las vendidas), detalla el escrito presentado ante el juez, según consta en el expediente 3:17-cv-00432-L-WVG.

Para registrar las actividades diarias, Homex tenía un Sistema Integral de Administración en el que sus empleados ingresaban reportes sobre el avance de las operaciones, la construcción y la venta de las viviendas.

El módulo de tesorería sólo registraba los ingresos por las ventas a nivel de proyecto. Y su acceso estaba a ciertos directivos en la sede de Homex y un número estrechamente limitado de sus subordinados. Gustavo De Nicolás directamente decidía sobre los protocolos de acceso a los sistemas internos, que además del SIA, comprendían a Contpaq, un software utilizado para preparar los reportes anuales a la SEC, a través del formulario 20-F, así como todos los informes financieros contenidos en el Formulario 6-K.

La captación del cliente y la tramitación del crédito eran aspectos que resolvía Grupo Homex. ¿Y los avalúos y la verificación?, ambos procesos están ligados a cibergestores cuyos orígenes están en la Península Ibérica. La SEC también determinó que la gran mayoría de las cuentas por cobrar de la empresa sinaloense eran ficticios. Y el esquema de factoraje que involucró al menos a 13 instituciones bancarias superó los 97,000 millones de pesos en ese periodo. De esos, al menos 78,000 millones quedaron en las cuentas por cobrar y propiciaron el concurso mercantil de Homex.

EFECTOS SECUNDARIOS

RESBALÓN. Vaya aprieto en el que María Elena Estavillo metió a sus compañeros integrantes del pleno de comisionados del Instituto Federal de Telecomunicaciones, al irse por la libre y ofrecer entrevistas a diestra y siniestra. Y es que en vez de dar una explicación simple de los alcances de la reciente resolución en materia de poder sustancial en TV de paga, que fue recurrida por Canal 40, que es del mismo grupo al que pertenece TV Azteca, emitió opiniones que podrían ser violatorias de la ley. En esas intervenciones recordó sus orígenes de perito de Iusacell, precisamente cuando esa empresa pertenecía a Grupo Salinas, y decidió volverse vocera de TV Azteca, tras afirmar que Televisa deberá pagar por transmitir sus señales a la televisora del Ajusco, cuando el pleno aún no ha resuelto sobre el particular. La comisionada habría incurrido en una falta grave y tendría que recusar de votar procedimientos futuros contra ambas televisoras.

alberto.aguirre@outlook.com