La variante Ómicron del virus SARS-CoV-2 causará estragos sanitarios, económicos y sociales por más que lo nieguen el presidente Andrés Manuel López Obrador y los médicos charlatanes y paleros que lo asesoran.

Desde el 11 de noviembre del año pasado, día en que en Botsuana se identificó por primera vez la variante, hasta ayer 4 de enero, el promedio de número de casos de COVID-19 en el mundo aumentó 233%, al pasar de 476,337 a 1 millón 590,000.

Los mayores incrementos se dieron en países africanos en donde la mayoría de la población no ha sido vacunada: 29,753% en Mozambique, 21,928% en Sierra Leona, 19,281% en Zambia, 16,996% en Esuatini, 15,202% en Malawi, 12,386 % en Lesoto, 9,894% en la República Democrática del Congo, 9,211% en Senegal, 9,209% en Togo. Para toda África el aumento fue de 759 por ciento.

En Europa la pandemia arreció y en dicho periodo el promedio diario de casos subió 194 por ciento. El aumento fue de 256% en los 28 países que conforman la Unión Europea. España experimentó un incremento de 3,528%, Malta de 2,614%, Portugal de 1,669%, Francia de 1,666%, Chipre de 1,454%, Italia de 1,436%. No se salvaron de una avalancha de nuevos contagios los países escandinavos: los casos en Finlandia aumentaron 697%, en Suecia 688%, en Dinamarca 580%, en Islandia 539% y en Noruega 140 por ciento.

En Asia el promedio de casos diarios aumentó 20%, pero en algunos países mucho más que eso: 2,161% en Bahréin, 2,092% en Arabia Saudita, 9,94% en Israel, 930% en Omán, 435% en Qatar, 339% en Hong Kong, 316% en Líbano, 174% en China, 142% en Japón y 105% en Vietnam.

En Australia el promedio se incrementó 2,129 por ciento.

El promedio en Sudamérica creció 244 por ciento. En Argentina 2,963%, en Paraguay 1,034%, en Ecuador 744%, en Bolivia 624%, en Uruguay 600% y en Colombia 313 por ciento.

En Norteamérica el incremento fue de 537 por ciento. En Canadá de 1,407% y en Estados Unidos de 560 por ciento.

Hay muchos países en donde el incremento de casos ha sido menor que los arriba anotados. Es más, en 71 el número ha disminuido, desde un 2% en Alemania hasta un 95% en Armenia. Lo que demuestra que los números relacionados con la pandemia varían alrededor del planeta de acuerdo con las medidas que cada país aplique para evitar la propagación del virus, el porcentaje de la población que esté completamente vacunada, la eficiencia de los servicios sanitarios y, ¿por qué no decirlo?, la veracidad de los datos que difunda.

¿Y México en qué situación se encuentra?

Del 11 de noviembre a ayer 4 de enero, el número promedio de casos diarios aumentó 78%, de 3,408 a 6,066, cifra que está muy por debajo de los 17,000 a 19,000 que en promedio se registraron en las olas de enero y agosto del año pasado, pero similar a la ola de julio de 2020. Y todo indica que seguirá aumentando en vista de que sólo el 56% de la población ha recibido las dosis completas de las vacunas, un 7% sólo una dosis y muy pocos la dosis de refuerzo que las autoridades sanitarias de Estados Unidos y Europa han determinado que incrementa las oportunidades de salir bien librado en caso de enfermar de Covid-19.

AMLO y sus charlatanes nos dicen que lo peor de la pandemia ya pasó, que el Ómicron no es tan letal, que a los niños no los enferma gravemente y otras cosas similares a las que nos dijeron cuando empezaba el Covid-19, antes de murieran más de 554,000 personas en México.

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Eduardo Ruiz-Healy

Periodista y productor

Columna invitada

Opinador, columnista, conferencista, media trainer, 35 años de experiencia en medios de comunicación, microempresario.

Lee más de este autor