El gas natural es el insumo esencial para el desarrollo industrial de cualquier país.

En la historia reciente, México enfrentó la disyuntiva en la que, mientras que Pemex registró la caída de su producción de gas natural, al mismo tiempo Estados Unidos producía el gas natural más barato del mundo.

Frente a esa coyuntura, la Comisión Federal de Electricidad, durante el gobierno de Felipe Calderón, “tomó al toro por los cuernos” e inició, con el apoyo de las empresas extranjeras, la construcción de una red nacional de gasoductos que diera acceso a ese energético, a todos los estados de la República.

En el año 2006, la mitad de los estados de la República no tenía gasoductos.

En consecuencia había dos Méxicos: uno industrial y otro que simplemente no podía industrializarse.

Desde el 2007 la CFE coordinó 24 procesos de licitaciones públicas internacionales para contratar el servicio de transporte de gas natural.

Esto requería de la inversión privada para construir y operar sistemas de gasoductos en el país.

Hoy, con los 17 que ya funcionan, más los siete que entrarán en operación, se incrementará en 75% el kilometraje de gasoductos.

Son cerca de 8,000 kilómetros adicionales construidos en los ultimos dos sexenios.

México llegará a tener 19,000 kilómetros de gasoductos, cuando estén todos en operación.

En sólo ocho años se construyó 75% de los gasoductos construidos en toda la historia del país.

Si el gobierno de Andrés Manuel López Obrador quiere cumplir su propósito de hacer crecer al Producto Interno Bruto a una tasa de 4%, necesitará construir otros 9,000 kilómetros para que estén listos en los próximos cinco o seis años.

En consecuencia, el uso del gas natural y su transporte a través de la red nacional de gasoductos es fundamental para procurar un mayor crecimiento económico, para impulsar la industrialización del país y para reducir las emisiones de contaminantes a través del uso de este energético.

¿Cláusulas leoninas?

A propósito de las siete solicitudes de arbitraje internacional que hizo la CFE para modificar los contratos con tres empresas distribuidoras del energético, consulté con el exdirector de la CFE, Enrique Ochoa, sobre esta estrategia legal.

1.- Me dijo que un arbitraje internacional no sirve para renegociar un contrato.

El arbitraje internacional sirve para lograr la interpretación práctica de alguna o algunas cláusulas de un contrato, cuando hay disputas entre las partes.

Cuando se trata de revisar aspectos contractuales, como es el caso, la vía es una mesa de renegociación para tratar de alcanzar acuerdos a través del diálogo.

2.- Respecto a si son o no leoninos los contratos, Ochoa explica que las cláusulas de fuerza mayor no son leoninas. Estas cláusulas son habituales en los contratos de infraestructura en México y el mundo.

Los pagos que realiza la CFE a las empresas privadas por causas de fuerza mayor se recuperan posteriormente con el número de meses que se reconocen por ambas partes. En consecuencia no es dinero que se pierde.

3.- La decisión de no iniciar operaciones con el gasoducto marino Texas-Tuxpan es prácticamente un balazo en un pie para CFE.

¿Por qué? Porque México no puede importar por esa vía 40% adicional de gas natural de la zona que vende el gas natural más barato del mundo.

El precio del gas natural importado es entre cinco y siete veces más barato que el combustóleo o el diesel que se usa actualmente en las plantas de la CFE.

Por lo tanto, si se contabilizan los costos en pago a combustibles: combustóleo y diesel son muy superiores al costo que tiene el transporte del gas natural.

4.-Si se analizan los estados financieros de la CFE de los últimos tres años se advierte que la comercialización de gas natural que la CFE ya está haciendo a partir de los otros 17 gasoductos que si se terminaron de construir y que están operando, le permite a la empresa pública tener ingresos que fortalecen sus finanzas.

5.- La entrada en operación del gasoducto Texas-Tuxpan sí tendría incidencia en el abasto de gas natural en la península de Yucatán porque aunque no necesariamente va hacia esa región, la capacidad excedente de 40% de gas importado, libera parte del abasto y puede destinarse a la península del sur.

Enrique Ochoa es respetuoso del actual gobierno, pero difiere de lo que plantea en esta materia la dirección de la Comisión Federal de Electricidad.

ATISBOS

DIFERIMIENTO.- La Suprema Corte de Justicia de la Nación postergó la fecha para resolver el amparo interpuesto por América Móvil-Telcel, considerado el agente económico preponderante en la industria de las telecomunicaciones.

La empresa AT&T recuerda que antes de su prohibición legal, el “efecto club” fue una de las prácticas que más dañó a la competencia y a los usuarios.

El punto de vista de la operadora es que no se debe regresar a la posibilidad de que el preponderante realice esta práctica que desplaza indebidamente a sus competidores, eleva precios y afecta el bolsillo de los consumidores.

Veremos qué resuelve la Corte.

Marco A.Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.