La semana pasada el Bureau of Labor Statistics de Estados Unidos publicó las cifras de empleo no agrícola de abril. Los 266,000 nuevos empleos creados durante enero estuvieron muy lejos de las expectativas de mercado donde el consenso se ubicaba cerca del millón de empleos.

Adicionalmente, el reporte incluyó una importante revisión a la baja en las cifras de creación de empleo de marzo (de 916,000 a 770,000). Con estas cifras revisadas, se han recuperado 14.1 millones de los 22.3 millones de empleos perdidos entre marzo y abril del 2020 a raíz de la pandemia. Esto quiere decir que aún hay un déficit de 8.2 millones de empleos en comparación con el nivel pre-pandemia.

Como habíamos anticipado en ediciones previas de Sin Fronteras, la recuperación en el empleo está siendo mucho más lenta que la de la actividad económica en general. Con las cifras de crecimiento del PIB del primer trimestre de este año, el PIB de Estados Unidos medido en términos reales ya está al mismo nivel que tenía previo a la llegada de la pandemia. Sin embargo, el empleo podría tardarse todavía varios trimestres en recuperar su nivel pre-pandemia.

El reporte del Bureau of Labor Statistics muestra una dicotomía muy interesante en el mercado laboral de EU. Mientras que en algunos sectores hay trabajadores que quisieran regresar a trabajar y no encuentran un puesto, hay otros sectores en donde las empresas quieren acelerar las contrataciones pero no encuentran personas dispuestas a emplearse.

A pesar de la holgura que sigue habiendo en el mercado laboral, esta dicotomía se ha traducido en un inesperado incremento en los salarios reales. El salario promedio por hora alcanzó 30.17 dólares en abril, un incremento de 0.7% con respecto a marzo.

Para algunos especialistas, el paquete de estímulos fiscales, que incluye transferencias semanales de 300 dólares a los desempleados, está funcionando como un desincentivo al empleo para aquellos que aspiran a trabajos de menor remuneración.

Por ejemplo, para una persona que gana menos de 15 dólares por hora y trabaja 40 horas por semana, puede resultar mas atractivo quedarse en casa recibiendo su seguro normal de desempleo más su beneficio adicional al desempleo de 300 dólares semanales.

A pesar de que en abril se recuperaron empleos en el sector de servicios (hoteles, restaurantes, bares, lugares de entretenimiento) en donde los salarios suelen ubicarse por debajo de 15 dólares por hora, el déficit más grande de empleos para llegar a los niveles pre-pandemia se encuentra precisamente en este sector.

La combinación de una aceleración en la reapertura de actividades en estos sectores, como consecuencia de la creciente cobertura del plan de vacunación, en combinación con la caducidad de los beneficios extraordinarios por desempleo en septiembre, debe contribuir a una aceleración en la creación de empleo durante los próximos meses.

Por su parte, la tasa de desempleo detuvo su tendencia favorable al pasar de 6.0% en marzo a 6.1% en abril. No obstante, el mercado interpretó la débil cifra de creación de empleo de abril como una buena noticia ya que es un argumento a favor de que la Fed mantenga su laxa política monetaria vigente durante un periodo más largo.

joaquinld@eleconomista.com.mx

Joaquín López-Dóriga Ostolaza

Socio Director de EP Capital, S.C.

Sin Fronteras

Joaquín López-Dóriga Ostolaza es Socio Director de EP Capital, S.C., una consultoría especializada en fusiones y adquisiciones fundada en 2009.

Es egresado de la Licenciatura en Economía de la Universidad Iberoamericana, donde se graduó con mención honorífica y el promedio más alto de su generación. Cuenta con una Maestría en Economía de la London School of Economics, donde fue distinguido con la Beca British Council Chevening Scholarship Award.

Lee más de este autor