Será, por el monto, el caso más escandaloso denunciado durante la administración de Felipe Calderón e incluso, superior al Pemexgate, registrado durante el sexenio foxista, en el que la cantidad defraudada fue de 1,500 millones de pesos.

En este caso, están involucrados exfuncionarios de alto nivel y, por la información, investigación y contundencia de las pruebas, se ve muy poco probable que puedan evadir la acción de la justicia. Se trata de un fraude perpetrado en contra de una empresa paraestatal, que hoy ya es parte del sector privado. El fraude habría sido realizado en el contexto de su desincorporación.

Aunque por el tiempo que ha transcurrido podría pensarse que el caso hubiese prescrito, lo cierto es que el gobierno tiene todo perfectamente documentado y firme, como para fincar las responsabilidades del caso. El tiempo que ha pasado no será tabla de salvación para los involucrados.

La investigación comenzó hace tres años y fue justo cuando comenzaron a concretarse los procesos. Por eso es que no ha prescrito el presunto delito de defraudación.

Éste sí es un pez gordo, que habría sido detectado por la Secretaría de la Función Pública (SFP), que encabeza Salvador Vega.

El último caso que presentó la SFP fue el de un fraude por 13 millones de dólares en contra de PMI de Pemex, presuntamente perpetrado por la exsubdirectora comercial de Destilados Intermedios, María Karen Miyasaki Hara.

Sin embargo, el que está por hacerse público es de proporciones infinitamente superiores por el monto de recursos involucrados. No hace falta mucha imaginación para saber de qué empresa paraestatal se trata.

En el gobierno mexicano, están tomando todas las previsiones del caso para evitar que pudiera venirse abajo el caso. La investigación se prolongó el tiempo necesario y la construcción de las presuntas responsabilidades ha sido perfectamente establecida.

Será sin duda el, caso de fraude más escandaloso que haya encontrado la administración de Felipe Calderón.

GAP, prueba de fuego

El caso del Grupo Aeroportuario del Pacífico será una prueba de fuego para la Ley del Mercado de Valores.

Y es que se trata de una historia de diferencias entre los principales accionistas, pero en sus acusaciones, hay indicios de que una de las partes ha incurrido en serias violaciones a la Ley del Mercado de Valores.

El pasado 2 de junio, la Bolsa Mexicana de Valores decidió suspender la cotización de las acciones de la emisora en el mercado bursátil. La suspensión ocurrió, luego de que GAP emitiera un evento relevante anunciando, que por acuerdo de su Comité de Nominaciones y Compensaciones (CNC), los consejeros independientes de GAP ya no tendrían ese cargo a partir del 28 de mayo e indicaba que el puesto de Presidente del Consejo sería ocupado por Demetrio Ullastres en sustitución de Laura Diez Barroso, argumentando que las fechas fatales para la ratificación o sustitución de los consejeros independientes y la Presidenta del Consejo ya se habían vencido.

Controladora Mexicana de Aeropuertos (CMA), el socio mexicano que tiene 5% de las acciones de GAP, ha desmentido el comunicado. Ha denunciado que a pesar de que en asamblea se aprobó el pago de los dividendos por 1,000 millones de pesos más la reducción de capital por 900 millones de pesos, éstos no se han realizado.

También ha dicho que el Comité de Nominaciones y Compensaciones carece de facultades para determinar si están o no los consejeros independientes y que la sustitución de Laura Diez es completamente ilegal.

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores, que preside Guillermo Babatz, ha sido muy cuidadosa sobre el tema.

Ha destacado que la decisión de suspender la cotización de la emisora no implica ninguna interpretación por parte del órgano regulador respecto de quién tiene o no la razón en su disputa. Sin embargo, Babatz aseguró que la CNBV ya abrió una investigación para ver qué fue lo que sucedió en los últimos días en esa emisora.

En la investigación, un tema a seguir es lo que pasó con el pago de dividendos, indicó el funcionario. Pero lo que más le preocupa a la autoridad es la información y transparencia de la emisora, sobre todo porque 85% del capital está en manos de inversionistas a través del mercado bursátil.

Sin duda, se trata de una prueba de fuego para la Ley del Mercado Bursátil y los derechos de los accionistas minoritarios.

CUENTOS VERAS

El próximo Presidente de la asofom será Carlos Rahmani, presidente de AC consultores y actual presidente nacional adjunto de la organización. Sustituirá a Juan Carlos Sierra, presidente de Oportunidades.

marcomares@eleconomista.com.mx