En la primera parte de esta nota de análisis expuse la experiencia de Crédito Mujer, que muestra, para el caso de las localidades de Sonora en la que se aplicó, las pequeñas emprendedoras que recibieron el microcrédito tuvieron un mayor bienestar (más poder de negociación, una mayor tasa de matriculación escolar de sus hijos y negocios más grandes y con mayores ingresos.

En la presente columna explicaré las herramientas que emplea FIRA para facilitar que los pequeños productores accedan al financiamiento.

FIRA, conjunto de fideicomisos establecidos en el Banco de México, cuenta con diversas estrategias para que los pequeños empresarios del campo mexicano accedan al financiamiento: colabora con intermediarios financieros que atienden por vocación a la demanda crediticia de este sector de la población; ofrece servicios de asesoría y capacitación para que, especialmente, los proyectos de inversión de los pequeños productores sean rentables o aumente su rentabilidad y, también, ofrece el servicio de garantía.

En promedio, en los últimos años, más de 80% de los créditos que impulsa FIRA cuenta con el servicio de garantía. El servicio de garantía asegura una parte del préstamo otorgado por los intermediarios financieros. Esto es especialmente útil para los pequeños productores ya que el riesgo de estos es inherentemente alto: la mayoría no cuenta con recursos para enfrentar choques económicos, lo que puede paralizar su producción o llevarlo a la quiebra.

Un punto a destacar es que un microcrédito es relativamente más costoso que un crédito tradicional. Esto debido a que los costos fijos de un microcrédito y de un crédito son los mismos; además, es más costoso evaluar el riesgo y llevar a cabo la cobranza de un microcrédito.

Para resolver esta situación, FIRA canaliza fondeo a intermediarios financieros no bancarios (como parafinancieras, cooperativas, uniones de crédito y almacenadoras), los cuales están geográficamente cerca de pequeños productores.

Además, en ocasiones, cuentan con un vínculo comercial o gremial con estos, el cual disminuye la información asimétrica y el riesgo moral. Actualmente, FIRA colabora con cerca de 60 intermediarios financieros no bancarios.

Uno de los principales requisitos para que sea aprobado un crédito es que el proyecto de inversión sea rentable. Es por esto que FIRA brinda apoyo técnico a los pequeños productores para implementar nueva tecnología, analizar los costos y redes de distribución de sus productos, así como aumentar su productividad. FIRA contribuye a que los pequeños proyectos de inversión sean rentables o aumenten su margen de ganancia.

En la primera parte de esta nota mencioné los efectos positivos derivados del acceso al microcrédito de pequeñas productoras en el norte de Sonora.

Sin embargo, el premio Nobel de economía, Angus Deaton, criticó que los resultados de pequeños experimentos se conviertan, directamente, en recomendaciones de políticas para su implementación generalizada. No obstante, Banerjee, Banerji, Berry, Duflo, Kannan, Mukherji, Shotland y Walton (2016) responden que, para que la intervención tenga los resultados positivos esperados, es necesario identificar los mecanismos claves.

FIRA identificó que aprovechar correctamente sus recursos fiscales para favorecer a los pequeños productores con garantías y acompañamiento tecnológico es la clave. Durante el 2017, FIRA reforzará sus mecanismos para ofrecer alternativas crediticias a los pequeños emprendedores de México.

*Jorge Lara Álvarez es subdirector de Evaluación de Programas en FIRA.

jlara@fira.gob.mx

La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.